Una investigación demuestra el valor de los juegos, el teatro, el baile y el ‘graffiti’ para prevenir violencia escolar

El estudio, publicado en la revista 'New Approaches in Educational Research', demuestra el éxito del programa aplicado, según las percepciones del profesorado y del alumnado participante.

Niños dibujando.
Niños dibujando.
CBN. Una investigación llevada a cabo en dos colegios situados en barrios vulnerables de Valencia ha demostrado que actividades, como asambleas de aula, el aula de juegos alternativa al tiempo de patio, el apadrinamiento lector, el ‘break dance’, el ‘graffiti’ o el teatro de sombras, han mejorado la convivencia entre el alumnado. La propuesta de intervención socioeducativa ha tenido como objetivo enseñar a convivir, además de prevenir la violencia escolar, el absentismo o el abandono prematuro.

El estudio, publicado en la revista ‘New Approaches in Educational Research’, demuestra el éxito del programa aplicado, según las percepciones del profesorado y del alumnado participante. “Las conclusiones ponen de manifiesto una clara mejora en el grupo experimental con respecto a la convivencia escolar”, según afirma Roser Grau, investigadora del Departamento de Educación Comparada e Historia de la Educación de la Universitat de València.

Enfrentamientos, malas palabras e insultos entre el alumnado, falta de acatamiento de las normas o escasa motivación son algunos de los comportamientos que se pretendía modular con alumnado de segundo y tercer ciclo de primaria (entre 8 y 12 años), en un centro donde la pobreza, las adicciones y el narcotráfico forman parte del día a día. La investigación se realizó en un grupo de control y uno experimental, y el programa se aplicó al experimental.

“En la evaluación final, en general, el alumnado del grupo experimental hace ver que la mejora de la convivencia es responsabilidad no sólo del profesorado, sino también del alumnado y de las familias, aunque en menor grado”, según apunta la investigación. El alumnado del grupo de control, por su parte, destaca la batucada, las fiestas y las clases de música como tres actividades que han ayudado a mejorar la convivencia escolar.

En el caso del profesorado, también se ha detectado que después de la aplicación del programa, basado en la ayuda entre iguales, se ha reducido notablemente la preocupación y afectación para determinados comportamientos del alumnado en comparación con la evaluación inicial. Se trata de actitudes, como el aburrimiento y la desmotivación del alumnado; los insultos y las peleas.

Las actividades planteadas al alumnado del grupo experimental se han dividido en dos tipos: centradas en la ayuda entre iguales y en la mediación artística. En el primer caso han sido asambleas de aula, ‘Pair reading’ (apadrinamiento lector) y aula de juegos (alternativa a tiempo de patio); por otra parte, también se ha trabajado la mediación artística a través del ‘graffiti’, el ‘break dance’ y el teatro de sombras. En esta segunda parte ha colaborado la ONG Amnistía Internacional, mediante la Red de Escuelas por los Derechos Humanos de Valencia.

Las cuatro estrategias del programa socioeducativo fueron seleccionadas por considerarlas las más adecuadas al contexto, y se pusieron en funcionamiento durante un curso académico sólo en una de las escuelas, con el fin de comparar los resultados al finalizar el programa.

En este sentido, la investigadora de la Universidad de Valencia Rosal Grado reivindica el “papel activo” de la sociedad en la promoción de la participación, la ayuda entre iguales y el respeto, “para construir una escuela que eduque en democracia y para la democracia, fundamental para aprender a convivir y para ser ciudadanos de un mundo cambiante, intercultural y plural”.

La escuela que actuó como grupo control en el primer curso del proyecto, el curso siguiente implementó estas estrategias y una nueva (alumnos ayudantes), fruto de la revisión del programa para mejorarlo.

La violencia escolar, el absentismo o el abandono prematuro de la escuela son fenómenos preocupantes en la sociedad actual. En palabras de Roser Grau, primera firmante del artículo ‘Towards school transformation. Evaluation of a coexistence program from the voice of students and teachers’, estos hechos “necesitan atención prioritaria para poder dar respuesta”.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.