El Hospital Reina Sofía mejorará sus accesos, aparcamientos y circuitos asistenciales

Las distintas actuaciones comenzarán en 2017 y se prolongarán durante tres años.

Hospital Universitario Reina Sofía.
Hospital Universitario Reina Sofía.
Redacción. El Hospital Universitario Reina Sofía iniciará en 2017 un nuevo plan que va permitir mejorar la accesibilidad al centro, cuyas actuaciones se centran principalmente en la reforma de viales, aparcamientos y dependencias de atención ambulatoria. El proyecto, cuya cuantía asciende a 11,2 millones de euros (más IVA) y ya ha sido publicado en los boletines oficiales (BOE Y Boja), es de gran envergadura para el conjunto de la ciudadanía y permitirá adecuar los espacios disponibles a las necesidades actuales para ofrecer a usuarios y profesionales unas instalaciones confortables y de calidad. Está previsto que las actuaciones se prolonguen durante tres años.

Este proyecto forma parte de una estrategia global que contempla numerosas iniciativas, que buscan la transformación de los accesos que soportan mayor concentración de tráfico rodado y de las distintas zonas de aparcamientos existentes alrededor de los edificios que integran el complejo sanitario, ya que en algunos momentos del día los accesos se saturan y las plazas de aparcamiento resultan insuficientes. Otras de las iniciativas contempladas persiguen mejorar la accesibilidad y atención de pacientes ambulatorios en el área Materno-Infantil.

Si bien es cierto que todos estos aspectos ya han sido objeto de reformas y mejoras en los últimos años, el creciente volumen de actividad asistencial en el complejo sanitario demanda más actuaciones adaptadas a los nuevos tiempos y a una realidad que cambia cada día.

Los viales de acceso al complejo sanitario han sido objeto de cambios significativos durante las cuatro décadas de vida del hospital. La calle San Alberto Magno se ha convertido en una vía de tráfico de primer orden que enlaza dos importantes avenidas de la ciudad, la del Aeropuerto y Menéndez Pidal. En esta calle son habituales los embotellamientos, dificultando el tránsito de vehículos particulares, autobuses públicos, ambulancias y profesionales.

A fin de solucionar estas molestias, se acometerá una remodelación integral de la calle San Alberto Magno, dotándola de doble carril en ambos sentidos (con el que ahora no cuenta), acerado y carril bici también a ambos lados. Se cierra así el anillo de carriles bici que llegan al hospital uniendo los provenientes de las calles Escritor Castilla Aguayo y Pintor Espinosa y la avenida del Aeropuerto, y apostando por una movilidad sostenible, saludable y respetuosa con el medioambien-te.

Además, en la confluencia de San Alberto Magno y el aparcamiento público general se cons-truirá una zona amplia de acerado que servirá de área de descanso con arboleda y mobiliario urbano, mejorando el confort de familiares y acompañantes.

Se llevarán a cabo importantes mejoras de los aparcamientos que ofrecerán mayor confort y seguridad a quienes hagan uso de ellos. Todas las zonas de estacionamiento estarán asfaltadas e incluirán saneamiento, marquesinas, iluminación, itinerarios peatonales diferenciados de los rodados, cerramiento perimetral con dispositivos de seguridad, espacio reservado para motos y bicis, jardinería con arbolado, instalación contra incendios y dotación de sistemas de información y señalización horizontal y vertical.

Merecen especial atención las actuaciones que se llevarán a cabo en el Hospital Provincial y que afectan tanto al aparcamiento público como al de personal. En el primero se van a triplicar las plazas pasando de 52 a 154, ya que la superficie ahora es de 1.671 m2 y se ampliará hasta los 4.267 m2. El de profesionales se remodelará en su integridad y pasará de tener 89 a 174 plazas. Finalmente, el número de plazas en el aparcamiento mixto crece de 40 a 50 (la denominación de mixto se explica por que en la mañana lo usan los profesionales y en horario de tarde puede hacerlo el público general).

Una vez que concluyan todas las actuaciones, el hospital contará en su totalidad con 2.251 plazas de aparcamiento, de las que 1.343 (59%) se dedicarán al público general, 822 (37%) a profesionales y 86 (4%) a usos especiales.

Para abordar esta reforma completa se concesionará por un plazo de 20 años la gestión de los aparcamientos de uso público, siendo la empresa concesionaria la que se haga cargo de llevar a cabo dichas reformas, con la finalidad de facilitar a los usuarios, familiares y personal del hospital el acceso y el estacionamiento de sus vehículos en las dependencias del mismo, en condiciones adecuadas de accesibilidad, comodidad y seguridad. Según señala la directora gerente del hospital, Marina Álvarez, “hemos visto en esta modalidad la opción más apropiada para la mejora de esta prestación”.

En concreto, los aparcamientos incluidos en la concesión son los destinados al público general ubicados en Hospital Reina Sofía, Urgencias, Hospital Provincial y el aparcamiento mixto del Hospital Provincial. Todos ellos suman 1.200 plazas, que representan aproximadamente la mitad de las plazas total disponibles en el complejo sanitario. Aún así, las mejoras se llevarán a cabo en todos los aparcamientos, tanto en los que se concesionan como en los que no.

Los aparcamientos que se concesionan estarán sujetos a las tarifas establecidas por el adjudicatario, y los precios máximos permitidos serán similares a los más bajos de los aparcamientos públicos en la ciudad. Se ofertarán tarifas especiales con precios reducidos para pacientes crónicos o que deben asistir al centro con asiduidad. Asimismo, el aparcamiento contará con plazas destinadas a pacientes con movilidad reducida, próximas a los edificios y viales para peatones.

El proyecto también permitirá contar con un número suficiente de estacionamientos para motos y bicis, que serán gratuitos y estarán vigilados, tanto en el Hospital General como en el Provincial. Los aparcamientos en viales continuarán siendo gratuitos y de acceso libre, así como los aparcamientos actualmente destinados a usos especiales, que serán también gratuitos y de acceso restringido.

Las zonas de estacionamiento habilitadas para profesionales continuarán siendo todas gratuitas y de uso restringido. Estas plazas se incrementan alrededor de un 20%, ya que en estos momen-tos se dispone de 697 y se contará con 822.

Una de las novedades que contempla el plan es la posibilidad de disponer de aparcamientos especiales para urgencias. En este aparcamiento estará permitido aparcar de forma gratuita durante la primera hora, para facilitar de este modo la llegada al hospital de las personas que necesiten hacer uso de los dispositivos de urgencias (la tarifa empezará a contar a partir del minuto 61). Es una manera de favorecer la rotación y asegurar la existencia siempre de plazas disponibles para quienes llegan al hospital por una urgencia o emergencia.

La ventaja fundamental que ofrecerá el nuevo aparcamiento se centra en que todas las personas, aparquen donde aparquen, contarán con instalaciones dignas en las que estacionar sus vehículos, todas con las mismas prestaciones. El proyecto también refuerza la disponibilidad de plazas libres a horas en las que la demanda es mayor, la rotación de los vehículos que facilita la búsqueda de aparcamiento y la ordenación de las plazas que antes estaban más desorganizadas. De este modo se da respuesta a reclamaciones de la ciudadanía, que lleva tiempo exigiendo mejores condiciones de aparcamiento, y también se aborda otra de sus principales preocupaciones: encontrar estacionamiento cuando vienen al centro, especialmente durante la mañana.

La actividad hospitalaria, como resulta obvio, también ha evolucionado a lo largo de estos 40 años y han aumentado las actividades de carácter ambulatorio que no precisan ingreso y sí el tránsito frecuente de usuarios (consultas externas, cirugía sin ingreso, hospitales de día). Esta realidad motiva que se haya incrementado la afluencia diaria de pacientes y acompañantes, siendo necesario aumentar también los espacios para consultas y atención ambulatoria.

Esto se hace especialmente patente en el área materno-infantil, donde coexisten en un mismo edificio diferentes circuitos de atención (urgente, ambulatoria y hospitalaria), y en el que los espacios se adaptan con dificultad a las nuevas necesidades y avances tecnológicos. Esto justifica la construcción de un nuevo edificio de consultas externas materno-infantiles, que mejore la accesibi-lidad, ayude a distribuir de modo más racional los circuitos, facilite la orientación de los usuarios en las dependencias y adecue los espacios a la práctica asistencial. Este proyecto va a permitir mejorar, en definitiva, la accesibilidad, funcionalidad y confortabilidad para usuarios y profesionales.

El nuevo edificio tendrá dos plantas, en las que se ubicarán 68 dependencias para consultas externas y otros usos asistenciales. Ambas plantas suman una superficie de 3.694 m2, lo que supone aumentar un 37% la superficie dedicada actualmente a consultas en el área materno-infantil. Además, el edificio deja en reserva (estructura y cerramientos) dos plantas superiores para futuras ampliaciones.

Por otra parte, el traslado de la atención ambulatoria al nuevo edificio posibilitará que se libere una importante superficie del actual Materno Infantil, que podrá tener nuevos usos o mejorar los ya existentes.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.