Más de 800 jóvenes entrenarán en el Pabellón de Deportes Municipal Vista Alegre con motivo del Día europeo de la parada cardiaca

El 061, encargado de coordinar estas jornadas, ha formado a 2.250 personas en Córdoba.

La maniobra de reanimación cardiopulmonar puede salvar la vida de una persona.
La maniobra de reanimación cardiopulmonar puede salvar la vida de una persona.
Redacción. La Delegación Territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía ha organizado una sesión de formación masiva con motivo del Día Europeo de la Parada Cardiaca, junto a la delegación municipal del Educación e Infancia y de Deportes del Ayuntamiento cordobés. Las jornadas se celebran por cuarto año consecutivo, desde que en 2013 el Parlamento Europeo dedicara el 16 de octubre a la concienciación en esta materia en toda la Unión Europea. Las delegadas de Salud y Educación, María Ángeles Luna y Esther Ruíz, y el director del EPES 061 en Córdoba, Antonio Mantero, han asistido esta mañana a los actos organizados para conmemorar este día.

Las jornadas están enmarcadas este año bajo el lema “Los niños salvan vidas”, una campaña puesta en marcha por el Consejo Europeo de Resucitación (ERC) con la finalidad de sensibilizar a la población y trasladar diez principios en los que se fundamenta el incremento de la supervivencia a la parada, comenzando por el hecho de que cualquier persona puede salvar una vida, incluso los niños.

Los expertos aseguran que hasta dos horas de formación en resucitación cardiopulmonar (RCP) al año para niños en edad escolar son suficientes. La formación debe ser práctica, aunque puede estar reforzada con enseñanza teórica, incluso virtual y se puede llevar a cabo sin un equipo sofisticado o maniquíes de reanimación específicos. Esta capacitación tendría que repetirse anualmente y comenzar a la edad de 12 años o antes. Además, los niños entrenados deben tener como tarea entrenar a otras 10 personas y ser animados a informar sobre la necesidad de las técnicas de reanimación cardiopulmonar.

Entre los principios, el Consejo Europeo de Resucitación destaca la amplia gama de personas, incluyendo anestesiólogos, cardiólogos, médicos de urgencias, enfermeras, paramédicos, estudiantes de medicina y otras profesiones sanitarias, maestros capacitados y muchos otros voluntarios que pueden enseñar con éxito RCP a los escolares en las escuelas, en los hospitales y en otros lugares. Además, insta a los responsables públicos de educación y a otros líderes políticos de cada país a poner en práctica un programa nacional para la enseñanza de la RCP para niños en edad escolar y a los Consejos Nacionales de Resucitación a llevar a cabo esta campaña, con la que los niños también aprenderán responsabilidad social relevante y habilidades sociales.

En definitiva, estos expertos concluyen poniendo de manifiesto que los programas nacionales que forman a niños en edad escolar en RCP pueden salvar más vidas, mejorar la productividad de la sociedad y reducir los costos de salud.

El Pabellón de Deportes Vista Alegre de la capital ha acogido de nuevo este evento coordinado por la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias 061, a la que se han unido en esta ocasión instituciones públicas de Córdoba, entre las que se encuentran el Servicio Andaluz de Salud, el Área Sanitaria Alto Guadalquivir, el Colegio Oficial de Médicos, la Brigada Guzmán el Bueno X del Ministerio de Defensa, la Policía Local, el Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento de Córdoba, Cruz Roja, las sociedades científicas SEMES y SEMERGEN y las empresas Asistencia los Ángeles, Ambulancias Paulino Gil Romero, S.L., Ambulancias Córdoba, S.A., Ambulancias Norte, S.L y Transporte Sanitario Sur de Córdoba, S.L.

Más de 800 alumnos de secundaria y primaria procedentes de diferentes institutos y colegios de la capital, serán entrenados en reanimación cardiopulmonar por 40 docentes que participan en esta iniciativa de forma voluntaria y que pertenecen a las instituciones colaboradoras.

Como ejemplo de ello, la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias ha distinguido con motivo del día europeo de la Parada Cardiaca de forma especial en Córdoba a Javier Gracia Rivera, trabajador de la empresa PREMAP, por su pronta actuación ante la súbita perdida de consciencia de su compañero y jefe, Antonio Meléndez, a quién le realizó las maniobras de reanimación y utilizó un desfibrilador semiautomático (Desa) hasta la llegada de los servicios de emergencias.

La entereza de seguir con la reanimación cardiopulmonar de su compañero hasta la llegada del 061, que le practicó las maniobras de soporte vital avanzado, le aplicó ventilación mecánica al paciente y administró la medicación necesaria, permitió que esta persona fuera trasladada al hospital de referencia, encontrándose en la actualidad recuperado.

El servicio provincial del 061 de Córdoba ha distinguido en estos años a María Carmen García e Inmaculada Requena, por su entereza y por mantener la calma en estas circunstancias difíciles y por practicar las maniobras de reanimación cardiopulmonar que ayudaron a salvar una vida de una persona en parada cardiaca.

Desde los centros coordinadores de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias, ante una situación de sospecha de parada cardiorrespiratoria, se anima y se explica a los alertantes como realizar estas maniobras básicas mientras que llegan los equipos de emergencias al lugar del suceso, dado que está demostrado que intentar aplicar estas técnicas a pesar de no tener conocimientos previos en primeros auxilios, ayuda a muchos pacientes llegando a aumentar las posibilidades de supervivencia en más del 50% de los afectados.

Estos accidentes suceden en la calle, en el trabajo o mientras se hace ejercicio o una actividad extenuante, aunque ocurren en su mayoría en el hogar. En la actualidad, menos de 1 de cada 10 personas sobreviven. Las investigaciones realizadas muestran que la aplicación de las técnicas de reanimación cardiopulmonar por una persona que presencia la parada cardiaca aumenta la supervivencia entre 2 y 3 personas de cada 10, aunque sólo 1 de cada 5 pacientes llega a recibir esta ayuda.

En Andalucía, la Consejería de Salud ha implantado en los centros coordinadores de urgencias y emergencias del 061 un protocolo de atención telefónica ante una situación de sospecha de parada cardiaca, gracias al cual testigos presenciales de una parada cardiaca pueden realizar las maniobras básicas de reanimación cardiopulmonar mientras llegan los equipos de emergencias al lugar del suceso, siguiendo las instrucciones que se les facilitan desde la sala de coordinación de forma ininterrumpida hasta la llegada de la ayuda. Está demostrado que intentar aplicar estas técnicas, a pesar de no tener conocimientos previos en primeros auxilios, ayuda a muchos pacientes, llegando a aumentar las posibilidades de supervivencia en más del 50% de los afectados. La RCP telefónica ayuda a personas que no tienen conocimientos sanitarios a realizar estas maniobras.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.