El Córdoba C.F. sigue creciendo en sus aspiraciones y logra un valioso empate en Zaragoza (1-1)

El equipo blanquiverde logra su cuarto partido invicto y se consolida en los primeros puestos de la clasificación

Redacción.- Interesante duelo el que se disputaba en el estadio de la Romareda con dos partidos que tienen como objetivo en el ascenso de categoría. Tarde casi veraniega en Zaragoza, con 28 grados al inicio del partido, con la presencia de aproximadamente 16.000 espectadores en las gradas.

Alineaciones.-

Real Zaragoza: Irureta; Isaac (Fran, 46), Marcelo Silva, Cabrera, Casado; Zapater; Lanzarote, Morán, Javi Ros (Pombo, 83), Ángel; y Juan Muñoz (Edu García, 69).

Córdoba C.F.: Kieszek; Caro, Héctor Rodas, Bijimine, Cisma (De los Reyes, 84); Luso Delgado, Caballero (Bergdich, 61); Guille (Ramos, 61), Alfaro, Juli; y Rodri.

Árbitro: Pérez Pallas (Comité Gallego). Amonestó a Ángel (30), Lanzarote (45), Caballero (51), Marcelo Silva (61), Cisma (82), Rodri (92) y Cabrera (93).

Goles: 0-1, min. 22: Rodri, de penalti. 1-1, min. 27: Cabrera.

Zaragoza - Córdoba 4
Equipo titular en La Romareda / Foto: Córdoba C.F.

El Córdoba C.F. logró arrancar un valioso punto en un campo hasta el día de ayer inexpugnable ya que el Real Zaragoza había ganado los tres partidos disputados en casa y esperaba repetir victoria ante un rival directo  en su aspiración por subir a Primera División.

El equipo blanquiverde  fue el dominador y dueño de la primera parte, de principio a fin. Los hombres de Luis Milla en ningún momento supieron controlar el juego más por mérito de los blanquiverdes que por demérito de los zaragocistas.

Si hay algún aspecto que caracteriza al equipo de Oltra es que sus jugadores saben perfectamente qué hacer en el terreno de juego y qué estilo propugna su entrenador. Y en ese sentido el centro del campo cordobesista salió decidido y concentrado a manejar el balón, dominar el centro del campo y lograr descentrar el sistema maño.

Además el Córdoba C.F. cuando está cómodo en campos amplios como La Romareda sabe hacer un fútbol combinativo de apoyos continuos, y una bien organizada movilidad de los hombres medio hasta la delantera.

El Real Zaragoza en este primer tiempo, con un 4-3-3, trataba de cualquier forma que el balón pudiera llegar a su único delantero en punta, Juan Muñoz, con el que no lograron conectar Lanzarote y Ángel, algo más retrasados.

En este contexto de partido llegó el primer gol del Córdoba C.F, en un penalti por derribo de Casado a Guille, al que cada vez se le ve más suelto y determinante en el esquema ofensivo del equipo blanquiverde.

Zaragoza - Córdoba 3
Los jugadores cordobesistas celebran el gol y lo dedican a los aficionados. Foto: Córdoba C.F.

El penalti fue protestado por jugadores y afición zaragocista, que no obstante no pudieron evitar que Rodri engañando al guardameta Irureta adelantara en el marcador al equipo cordobesista. Minuto 22 y 0-1.

La alegría y la ventaja desafortunadamente duraron sólo cinco minutos, ya que en una jugada aislada como fue un córner lanzado por Lanzarote, Cabrera, entrando en velocidad, se adelantaría a Kieszek para cabecear a la red. Empate a uno, lamentando que el Córdoba C.F. no supiera hacer lucir en el marcador su clara superioridad en el terreno de juego.

Pero los jugadores blanquiverdes no se amilanaron y hasta la finalización de la primera parte siguieron elaborando juego por mediación de su centro de campo y delantera, manteniendo el mismo patrón de dominio visto hasta ese momento pero sin lograr un nuevo gol que hiciera justicia a lo visto en la primera parte.

La segunda parte tuvo un desarrollo diferente a la primera.

Luis Milla arengó a sus jugadores en los vestuarios a poner más intensidad y lograr arrebatar el balón en el medio campo para poder elaborar jugadas que inquietaran el marco de Kieszek.

Sus jugadores entendieron el mensaje de su mister y lograron superar en diferentes fases de la segunda parte al Córdoba C.F., que por primera vez en el partido se veía dominado en el centro del campo por el equipo zaragocista.

El guardameta cordobesista confirmó su progresión y mejora en las últimas jornadas para desbaratar cuantas ocasiones de gol se generaron en su área hasta el final del encuentro.

En un corto periodo de tiempo abortó hasta tres ocasiones consecutivas de los locales erigiéndose en el jugador más valioso del Córdoba C.F. en esta segunda parte.

La primera, una doble ocasión de Ángel y de Lanzarote en la que acertó a despejar sendos remates desde el suelo; a continuación logró desviar un disparo cruzado de Lanzarote; para concluir  enviando a córner un fuerte lanzamiento de Ángel desde el borde del área.

El Córdoba C.F. contuvo estas oleadas del cuadro local como pudo, sin descartar en todo momento salir en rápidos contragolpes que pudieran desnivelar el choque.

Y contamos dos ocasiones como las claras del equipo blanquiverde en la segunda mitad.

La primera en  un contragolpe dirigido por  Bergdich, que entró mediada la segunda mitad y que concluyó con remate de Rodri parado por Irureta  y la segunda en un disparo desde fuera del área de Alfaro que salió desviado.

 

Así concluyó un buen partido del Córdoba C.F. ante un rival directo y en un campo muy difícil, en el que hasta ahora todos los visitantes habían caído derrotados y suma diez puntos de los últimos doce disputados.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.