Disminuye el número de personas en situación de pobreza en España pero empeora la situación de los más necesitados.

Más de 200 Millones de Euros destinados por Cáritas a su obra social provienen de fondos privados. El último año el número de voluntarios se elevó a más de 83.700.

Redacción.- Cáritas ha presentado su Memoria Anual de 2015, desgranando los dolorosos datos de la pobreza en nuestro país, y la primera conclusión es que se han producido cambios significativos.

Cáritas hace una importante labor con los más necesitados
Cáritas hace una importante labor con los más necesitados

Según los datos de Cáritas, en 2015 atendieron a algo menos de dos millones de personas en España, una reducción significativa respecto de un año antes. Pero en su partida destinada a Acogida y Asistencia, que representa algo más de una cuarta parte del presupuesto total de la entidad y usan como termómetro de la situación de los excluidos, han hallado datos preocupantes. El número de ayudas por beneficiario ha aumentado un 3% en un año, y la cantidad de recursos destinados a cada hogar que lo requiere ha crecido un 22%. «Si antes teníamos que pagarles la factura de la luz, ahora tenemos que pagar la luz y también los libros de texto», puso de ejemplo Mora.

Las carencias de los más necesitados aumentaron en 2015 pese a que el número de personas en situación de pobreza se redujo, según la memoria anual de 2015 que ha presentado Cáritas este martes. Un fenómeno que pone de manifiesto el aumento de la brecha de desigualdad en España y pone en riesgo a colectivos que ya estaban en malas condiciones antes de la crisis económica y que no han logrado escapar de su situación.

«En 2015 hemos atendido a unas 200.000 personas menos, un fenómeno que tiene que ver con la mejoría del entorno», explicó Sebastián Mora, secretario general de Cáritas Española, durante la presentación de los últimos resultados de la organización. Desde 2013 han caído el número de hogares que no perciben ningún ingreso y los que tienen a todos sus miembros en paro; el desempleo también se ha reducido. «Son elementos que tienen impacto en el número de gente que atendemos. El problema es que a los que no les llega estas mejoras han empeorado mucho», destacó. «La pobreza mejora ligeramente, pero se ha intensificado en su rigor y se ha cronificado».

Antes de la crisis, Cáritas atendía a unas 300.000 personas al año. En su año más difícil desde entonces, en 2013, la cifra superó el 1.200.000 personas atendidas gracias a sus fondos destinados a Acogida y Asistencia, cuatro veces más. En 2015 bajó del millón, y esperan que el fenómeno siga reduciéndose poco a poco.

 

El año pasado fue el de más ingresos de la historia de la organización. Cáritas destinó, según su memoria anual de 2015, 328 millones de euros a programas sociales (un 7,5% más que un año antes), de los que solo 90 millones provienen de fondos públicos. «Más del 70% de la financiación es privada», indicó Mora. «Son millones los que colaboran con Cáritas, y además la financiación pública ha vivido un pequeño repunte, sobre todo gracias a los entes locales». Además, también han aumentado el número de voluntarios que colaboran con la institución, que ya son más de 83.700.

Aunque las magnitudes dependen mucho de programas concretos, Mora explicó que aproximadamente la mitad de las personas que atienden son de origen extranjero y la otra mitad «autóctonos». «La caridad tiene que ser universal», reivindicó. Aunque tienen un programa específico para ayudas a inmigrantes, detalló, también los atienden dentro de los demás planes de asistencia. «Entran en todos con igualdad. No son personas ni de segunda, ni con menos dignidad».

 

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.