El investigador español residente en Estados Unidos, Luis de Lecea, avanza en una importante línea de investigación contra el insomnio

La aplicación práctica de este avance permitiría utilizar medicamentos más selectivos y que no afectaran a la actividad de la totalidad del cerebro, como hacen hoy día las benzodiacepinas, recurso muy utilizado hoy día.

Redacción.- ¿Tienes problemas para dormir? No estas solo; Cada año, cientos de millones de personas en nuestro planeta sufren de insomnio, con algunos casos que justifican el tratamiento farmacológico. Pero una nueva investigación puede allanar el camino para una opción de tratamiento más eficaz.

Y esa investigación está siendo liderada por el español Luis de Lecea, Ph.D., profesor de psiquiatría y ciencias conductuales de la Escuela Universitaria de Medicina de Stanford, en California, con conclusiones publicadas en la revista Nature Neuroscience.

El Dr. de Lecea con su compañera de investigación Eda Eban-Rotschild
El Dr. de Lecea con su compañera de investigación Eda Eban-Rotschild

Los investigadores dicen que centrarse en un área relacionada con la recompensa en el cerebro podría ser un tratamiento prometedor para los problemas del sueño.

El sistema de recompensa del cerebro se compone de varias estructuras – incluyendo la corteza prefrontal, el núcleo accumbens, y el área tegmental ventral (ATV) – y juega un papel en el deseo, el placer y la motivación.

Este se activa principalmente por un neurotransmisor llamado dopamina, que se produce en respuesta a estímulos de recompensa,  tales como comida o el sexo.

Como señala el equipo de investigación, es quizás sorprendente que el sistema de recompensa está ligada al ciclo de sueño-vigilia; por ejemplo, cuando estamos emocionados por el día por delante – una emoción alimentada por el sistema de recompensa – puede ser difícil conciliar el sueño.

Sin embargo, de Lecea dice que ningún estudio había identificado la región del cerebro exacta donde se producía esta coincidencia hasta ahora e incluso se pensaba que no era importante.

Y efectivamente el estudio aplicado en ratones mostró que la activación de las neuronas del área tegmental central (ATV) mantuvieron los ratones despiertos mientras se medía su ritmo sueño-vigilia, comparando y analizando mediante video a dos grupos de ratones, que teniendo la misma labor de construir un nido, sin embargo se comportaban de forma diferente a la hora de llegar a dormir.

Y estos resultados permiten extraer conclusiones que podría tener implicaciones importantes para los seres humanos.

Si interrumpimos el ciclo natural de preparación al sueño mediante, por ejemplo, leer el correo electrónico o jugar videojuegos, que no sólo emiten luz, sino que activan nuestras emociones e influyen en el área ATV, es fácil ver por qué somos propensos a tener problemas para conciliar el sueño “.

Un fármaco que inhiba las neuronas del área tegmental ventral (ATV) que liberan dopamina “podría ayudar a las personas con insomnio a conciliar el sueño e inducir un sueño de alta calidad”, señala el investigador.

“Ya existen muchos fármacos que contrarrestan la dopamina. Tal vez dar una dosis adecuada en el momento preciso de un fármaco que actúe en el lugar correcto del cerebro funcionaría mucho mejor que benzodiacepinas como el valium que apagan todo el cerebro”.

 

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.