¿Cómo puede ayudarte el suelo pélvico en tus relaciones sexuales?

Marta Pérez Lindo nos desgrana los ejercicios más idóneos para fortalecer esta zona tan determinante para la práctica y la satisfacción sexual.

Marta Pérez Lindo.- El suelo pélvico es un trabajo de fisioterapia. España está atrasada con respecto a otros países como Francia, donde estos ejercicios se realizan de rutina en muchos hospitales No hay medicación, tan sólo trabajo físico en el que, además, aprendes a conocer tu propio cuerpo.

El suelo pélvico es una pieza clave en las relaciones sexuales tanto en el hombre como en la mujer, es fundamental para conseguir orgasmos más fácilmente y de mejor calidad, pues forma parte del mecanismo de la erección y control eyaculatorio en el hombre y en la intensidad y calidad del orgasmo en la mujer.

¿Qué es el suelo pélvico?

Suelo Pélvico
La importancia de tonificar el suelo pélvico

El suelo pélvico es un conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal en su parte inferior, sosteniendo en la posición adecuada la vejiga, el útero y el recto.

¿Para qué nos puede servir ejercitar el suelo pélvico además de mejorar las relaciones sexuales?

Las demandas más frecuentes de la población no son solo con respecto a la consecución del orgasmo, sino que además acuden al ejercicio pélvico para el tratamiento de la incontinencia urinaria, la preparación post-parto, la recuperación post-parto y tratamientos de patologías dolorosas. Aunque el suelo pélvico está más enfocado a mujeres, también resuelve disfunciones sexuales y mejora la erección de los hombres.

¿Guarda relación el alto número de personas que no llegan al clímax con un débil suelo pélvico?

No nos es extraño oír que muchas mujeres no llegan al orgasmo. Con una musculatura debilitada del suelo pélvico, nos resulta más complicado llegar al clímax, ya que la contracción rápida de los músculos pélvicos es lo que nos lleva a experimentar el placer.

Una de las causas más importantes, no es solo no llegar a tener orgasmo, sino el propio desconocimiento que existe sobre nuestro propio cuerpo y su respuesta sexual.

La respuesta sexual se divide en tres fases:

– La excitación: sin esta fase, por mucho que nos propongamos tener una respuesta sexual exitosa será poco posible. En esta aumenta la lubricación, los genitales se llenan de sangre produciendo la erección tanto del pene como del clítoris, y en el caso de las chicas aumenta el tamaño de los labios mayores y menores.
– La meseta: esta se caracteriza por formarse “la plataforma orgásmica”, en la que se produce un hinchazón de la parte externa de la vagina, exactamente en el primer tercio de la vagina. En el caso de que exista penetración, durante esta fase las paredes vaginales presionan el pene y aumenta la sensibilidad de ambos.
– El orgasmo: durante esta sentimos la descarga repentina de la tensión sexual acumulada, durante el ciclo de la respuesta sexual, resultando en contracciones musculares rítmicas en la región pélvica caracterizadas por el placer sexual. La respuesta física del orgasmo es igual independientemente de cómo se llegue a él.

Realizar ejercicios de suelo pélvico aumenta la sensibilidad y la circulación sanguínea se ve mejorada, por lo que la sangre llegara más rápidamente al clítoris y al pene, produciéndose su erección. Además, la excitación sexual se logra de manera más fácil, y con ella, llegaremos al orgasmo sin problema, aumentando el placer debido a que las contracciones de la musculatura son más fuertes y sanas.

Ejemplos de ejercicios de suelo pélvico:

Las rutinas a realizar son desde los famosos ejercicios de Kegel y los abdominales hipopresivos, hasta los puramente específicos para ejercitar las distintas zonas del suelo pélvico. También, dependiendo del caso se utilizan para fortalecer el musculo materiales como las bolas chinas, electro estimulación, conos vaginales, etc.

Hay varias maneras de realizar los ejercicios de Kegel, pero todos se basan en contraer y relajar el músculo pubococcígeo. Este musculo es el encargado de conectar el útero y la vejiga en la mujer. En el caso del hombre, conecta la vejiga y la próstata con la parte inferior de la columna vertebral.

Para realizar el ejercicio de suelo pélvico es preferible que te tumbes cómodamente de espaldas con los pies planos en el suelo y las rodillas dobladas. Mantén toda la espalda en el suelo, sin que quede ningún hueco en la zona lumbar. Intenta imaginarte como tiras de los músculos hacia arriba. Hazlo lentamente, concentrándote hasta que no puedas más. Aguanta, respirando tranquilamente, deja ir muy despacio y relájate. Puedes ir alternando estos ejercicios, realizándolo cada 5 segundos, y aumentando el tiempo. Cuanto más tiempo tienes contraídos los músculos más fuertes se harán.

La gimnasia hipopresiva del Dr. Caufriez, consiste en trabajar la cincha abdominal y el suelo pélvico para reducir la presión intraabdominal. Debido a la complejidad de estos ejercicios, se recomienda acudir a un centro fisioterapéutico donde puedan enseñarte a realizarlos personalmente.

Un suelo pélvico tonificado = Mejores relaciones sexuales

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.