El gladiador Pablo Ráez, abanderado de la lucha por la donación de médula, ya está en su casa tras salir del hospital

Pablo nos sigue insistiendo en la importancia de la donación de médula, y su fuerza y su mensaje está haciendo crecer las pruebas de compatibilidad.

Redacción.- Pablo Ráez ya tiene el alta hospitalaria y descansa en su casa de Marbella.  Él mismo  lo compartía ayer en redes sociales.

Pablo Ráez sale del Hospital
Pablo Ráez sale del Hospital

Hoy mismo, a mediodía, antes de salir, no podía contener su satisfacción: . “Me siento, feliz, eufórico, impresionado… pon todas las palabras que haya en la RAE que están relacionadas con la felicidad”, bromeaba al recibir la llamada de los compañeros de Diario SUR.

 “Ya tenemos las maletas hechas”, decía poco antes de salir finalmente a las 4 de la tarde del hospital Carlos Haya de Málaga.

 

El joven tenía claro su plan al llegar a su vivienda de Marbella. “Solo quiero llegar a casa, tumbarme y ponerme una película. Aunque no la pueda ver (el tratamiento le ha provocado una ceguera temporal), al menos la escucho. Sentir a mi familia en mi entorno, a mis perros…”.

Pero su lucha no ha concluido, y tiene una doble vertiente.

Una doble lucha: Por un lado, la defensiva contra la enfermedad que le acecha y que le lleva a revisiones periódicas y visitas al hospital para recibir quimioterapia subcutánea cada 28 días, hasta que apareciera su donante

Por otro lado, la lucha que él ha elegido de fomentar y concienciar a todos los ciudadanos de nuestro país de la importancia de ser donantes de médula. Y ha apuntado a una cifra: Propone llegar a un millón de donantes frente a los 250.000 actuales.

Mientras tanto, no abandona el sentido del humor: “¿Quién me iba a decir a mi que cuando saliera del hospital iba a tener cinco cámaras esperando en la puerta, como si fuera la Pantoja?”.

Pero siempre termina con el mismo mensaje: “Hay que seguir donando, que esto no se pare”.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.