De Ucubi a Espejo, un paseo por la historia de la Campiña

Espejo es un municipio de la comarca Guadajoz-Campiña Este, con un importante patrimonio monumental y arquitectónico.

Vista aérea de Espejo.
Vista aérea de Espejo.

Patricia Monterroso / Redacción. En la comarca Guadajoz-Campiña Este, sobre un cerro, se alza Espejo, un municipio cordobés con una extensión superficial de 57 km² pero a cuyos rincones bien vale la pena echar un vistazo y aprovechar para seguir viajando y conociendo la provincia de Córdoba.

El enclave de la ciudad de Ucubi en la actual Espejo dejó un legado importante a los espejeños o ucubitanos –como también se conoce a los habitantes de Espejo-, sea el caso del  recinto fortificado, ubicado en el Cerro de la Pontanilla.

La Pontanilla. / Foto: Ayto Espejo
La Pontanilla. / Foto: Ayto Espejo

Allí se encuentra el Puente Romano con su mismo nombre, de un solo arco de medio punto, en fase de restauración. Es muy probable que la torre del Cerro de la Pontanilla jugase un papel destacado en la contienda militar que enfrentó a cesarianos y pompeyanos a mediados del siglo I a.C. Precisamente por el lugar que ocupa este recinto pasaba la vía que comunicaba el oppidum de Ategua con Spalis (quizás Monturque) pasando lógicamente por Ucubi, vía que discurría por el actual camino del cortijo de Montefrío. Aunque no quedan restos de la calzada propiamente dicha, se conservan dos obras de fábrica, concretamente dos puentes, uno sobre el Guadajoz y otro, ya citado, el de la Pontanilla, entre el cerro homónimo y Espejo. Por esta vía debieron moverse los ejércitos de César y Gneo Pompeyo en su marcha desde Ategua y Ucubi a Ventippo.

El paso de los íberos, romanos y árabes por estas tierras suponen hoy gran cantidad de tesoros que no podemos obviar en nuestro paseo por Espejo, contando el municipio con un importante patrimonio monumental y arquitectónico.

Aljibe de Espejo. / Foto:  Ayto Espejo
Aljibe de Espejo. / Foto: Ayto Espejo

Sin lugar a dudas, el enclave más importante por su gran interés alqueológico es El Aljibe, a poco más de un kilómetro del núcleo urbano, por el camino del mismo nombre, cuyo trazado coincide con el que debió tener la vía romana que conectaba Ucubi con Obulco (Porcuna, Jaén). Se trata de una construcción hidráulica fechada a finales del siglo I a. C. en desuso en el siglo III d.C. El abastecimiento hidráulico de la colonia se lograba mediante un acueducto cuyos vestigios se localizan en terrenos de Nueva Carteya, Castro del Río y Espejo. En la etapa musulmana recibió una serie de modificaciones en su estructura original a fin de aumentar la capacidad de retención de agua, dándole una mayor funcionalidad. Este uso ha sido el que ha propiciado el nombre de “Aljibe”, sin duda uno de los yacimientos romanos más importantes de la provincia de Córdoba.

Castillo Ducal de Espejo. / Foto: Ayto. Espejo.
Castillo Ducal de Espejo. / Foto: Ayto. Espejo.

Imposible resulta, por otro lado, echar la vista a Espejo y no quedarnos admirados por su Castillo Ducal, asentado en un lugar verdaderamente privilegiado, en la cota más alta de la Campiña que lo circunda. Se levanta a finales del siglo XIII, a partir de las conocidas como Torres de Pay Arias.  Consta en la actualidad de un recinto almenado de gruesos muros flanqueados de cuatro torres esquineras, igualmente almenadas y gruesas. Dispone de un patio central de grandes arcos, todo perfectamente visible pese a que dos de sus lados fueron cegados en la centuria decimonónica con ladrillos y ventanales para proteger de los elementos las galerías circundantes. No podremos irnos de allí sin fotografiar su Torre del Homenaje, el Patio de Armas o la “Torre del Caballero”.

Las Calleras. / Foto: Ayto Espejo
Las Calleras. / Foto: Ayto Espejo

Igualmente indispensables en nuestro paseo por Espejo son las visitas a las distintas edificaciones religiosas que se alzan en el municipio como la Iglesia de San Bartolomé, un importante templo gótico mudéjar; la Ermita de Santa Rita, hoy cerrado al culto; o la Capilla de San Miguel, de estilo barroco situado junto al antiguo colegio-beaterio.

Continuando nuestro agradable paseo por el municipio, podremos disfrutar pasando por la calle Amaro, Antón Gómez, la Casa de las Cadenas o Las Calleras.

Cansados de tan intensa caminata, qué mejor manera para seguir disfrutando de Espejo que sentarse a su buena mesa aunque, sin lugar a dudas, las grandes delicias espejeñas nos esperan en el postre. Pestiños,

Bichitos caseros. / Foto: Ayto. Espejo.
Bichitos caseros. / Foto: Ayto. Espejo.

torticas, bichitos o el famoso cuajao son solo algunos ejemplos de la rica gastronomía lugareña.

Pero Espejo no es solo un municipio rico en arquitectura, en Espejo hay vida y una buena opción para visitarlo es durante la celebración de algunas de sus fiestas. Su Semana Santa, Carnaval, Las Cruces, Romerías, Verbenas, su Feria Real… pero, interesante nos resultará la fiesta de ‘Specula’.

El primer fin de semana de julio se celebra Specula, un apasionante encuentro con las tradiciones y la gastronomía de nuestro pueblo, y que pretende mostrar el rico legado cultural, arquitectónico y gastronómico de Espejo.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.