Doña Mencía, con nombres y apellidos

Doña Mencía es un municipio cordobés enclavado en la comarca de la Subbética, a unos 70 kilómetros aproximadamente de la capital. El nombre del municipio procede de Mencía López de Haro, esposa del capitán Álvaro Pérez de Castro, y desde aquí arranca su historia.

Patricia Monterroso/Redacción. No cabe duda que Doña Mencía es un municipio con historia, pues en su nombre mismo esconde un pasado de reyes cristianos. Y es que la villa debe su nombre a Mencía López de Haro, quien fuera esposa de Alvar Pérez de Castro, capitán de la corte de Fernando III de Castilla.

Vista aérea de Doña Mencía. / Foto: ayto. Doña Mencía.
Vista aérea de Doña Mencía. / Foto: ayto. Doña Mencía.

El actual núcleo urbano fue fundado por el Mariscal de Castilla Diego Fernández de Córdoba quien, en 1415, obtiene el privilegio para formar una villa y, a partir de entonces, se construyeron los primeros edificios adosados a la muralla.

Es por su historia, que Doña Mencía merece ser visitada en una mañana apacible y disfrutar de sus encantos durante una agradable jornada.

Mencía López de Haro. / Foto: wikipedia.
Mencía López de Haro. / Foto: wikipedia.

Sin duda su gran atractivo es el castillo, levantado por el mismo Fernández de Córdoba en el siglo XV, dominando el camino entre Baena y Cabra. Su torre del ‘homenaje’ se encuentra hoy perfectamente integrada en el casco urbano, magnificando el atractivo medieval del entorno.

Castillo de Doña Mencía. / Foto: Turismo de la subbética.
Castillo de Doña Mencía. / Foto: Turismo de la subbética.

En nuestro paseo no podemos dejar de pisar la calle más antigua del municipio, la calle Llana. Y es que después de que Fernández de Córdoba construyese el castillo, Doña Mencía se inició con la formación de la calle Llana. Cercana a las murallas y presidida por una de las torres más importantes, esta calle representa la historia viva de Doña Mencía. En ella vivieron todos los alcaides del castillo, conservándose la casa de los Alcalá-Galiano. También ahí vivieron los Valera.

Calle Llana. / Foto: Turismo de la Subbética.
Calle Llana. / Foto: Turismo de la Subbética.

La figura de Don Juan Valera es importante para los mencianos y es que este escritor siempre nombró a la villa que fue su hogar en sus escritos, cuentos y novelas. Basadas en muchas anécdotas y descripciones del escritor hacia Doña Mencía se han trazado las rutas valerianas, fundamentadas enteramente en uno de los aspectos que llevó a D. Juan Valera a ser conocido mundialmente: el literario.

Don Juan Valera. / Foto: ayto. Doña Mencía.
Don Juan Valera. / Foto: ayto. Doña Mencía.

Siguiendo nuestra ruta visitaremos la que Don Juan Valera denominó ‘fuente del ejido’. El ‘Pilar de Abajo’ fue construido hacia el año 1653, cuando Doña Mencía se constituyó en municipio. Fue una de las fuentes naturales que aprovecharon los habitantes de Doña Mencía desde la fundación del pueblo. Consta de una fuente, abrevadero y lavadero.

Toda la historia de Doña Mencía se encuentra bien recogida en el Museo Histórico-Arqueológico el cual no podremos dejar de visitar. Se creó en la década de los 50 con motivo de los hallazgos arqueológicos del yacimiento de El Laderón. En el museo se encuentran depositados materiales procedentes de más de trescientos yacimientos arqueológicos de la provincia de Córdoba y zona limítrofe de Jaén. La visita, basada en el aspecto didáctico-cronológico, presenta restos del paleolítico, neolítico, Edad del Bronce, íberos y romanos, visigodos y árabes.

Museo Histórico-Arqueológico de Doña Mencía. / Foto: ayto. Doña Mencía.
Museo Histórico-Arqueológico de Doña Mencía. / Foto: ayto. Doña Mencía.

En cuanto a construcciones religiosas que se levantaron en Doña Mencía, bien valen una visita la Iglesia de Nuestra Señora de la Consolación, la ermita del Espíritu Santo y la Ermita y Mirador del Calvario. La Iglesia fue construida por primera vez junto a la muralla del castillo en 1420 aunque su escaso tamaño hizo que se levantara otro templo hacia 1740.

Ermita y mirador del Calvario. / Foto: turismo de la subbética.
Ermita y mirador del Calvario. / Foto: turismo de la subbética.

De la ermita del Espíritu Santo salen la mayoría de las imágenes que procesionan en Semana Santa por Doña Mencía por lo que bien valdrá la pena cruzar su pórtico y dejarnos asombrar por su imaginería.

Un buen paseo acabará con unas buenas vistas para el recuerdo desde el mirador del Calvario. Desde este lugar puede ser contemplada con una belleza extraordinaria, una de las más hermosas vistas de la localidad y del entorno natural que envuelve a ésta. Anexo a este mirador, se encuentra el comienzo y  final de una de las rutas y senderos que rodea a Doña Mencía, en este caso, la ruta de los recintos fortificados.

Oreja de la Mula. / Foto: Turismo de la Subbética.
Oreja de la Mula. / Foto: Turismo de la Subbética.

Y por supuesto, no podemos irnos e Doña Mencía sin visitar la conocida como ‘Oreja de la Mula’. Se trata de un recinto ciclópeo de grandes bloques, algunos de más de 2 m . de longitud.

Tampoco podemos olvidar que Doña Mencía se encuentra enclavada en la Subbética cordobesa por lo que cuenta con un rico patrimonio natural con una gran red de senderos y rutas, las cuales rodean la villa. Senderos como el de ‘Los olivos’, el de ‘La Torre de la Plata’ o la anteriormente mencionada ‘ruta de los recintos fortificados’ harán las delicias de los amantes de la naturaleza.

El dulce típico de Doña Mencía, los 'cuajaos'. / Foto: ayto. Doña Mencía
El dulce típico de Doña Mencía, los ‘cuajaos’. / Foto: ayto. Doña Mencía

Y como siempre, acabamos el paseo con una buena mesa, sobre todo, en el caso de Doña Mencía, con un buen postre. Doña Mencía presenta una gran variedad de productos artesanos ligados a la repostería como pestiños, flores, roscos de vino, hojaldres, gachas de mosto, torticas de azúcar y polvorones. Afamados son los “Cuajaos” cuyos ingrediente,  almendra, huevo y harina sobre un molde de corteza de pan, hacen que este dulce sea uno de los referentes de la confitería menciana.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.