Traumatólogos de Málaga emplean la impresión 3D para operar a una paciente con grave escoliosis de columna

Adentity

Dobuss

Bebrand

La unidad de cirugía ortopédica y traumatología del Hospital Regional ha empleado la impresión 3D para intervenir en quirófano a una paciente con una grave escoliosis en la columna vertebral. El objetivo del equipo de cirugía era conseguir una mayor seguridad en la posición del implante y evitar la exposición a radiación ionizante durante la operación.

En la intervención participaron siete profesionales, tanto de traumatología como de anestesia y enfermería. La paciente intervenida, menor de edad, padecía una escoliosis neuromuscular severa y progresiva que la incapacitaba.

El equipo de Cirugía Ortopédica y Traumatología opera cada año a aproximadamente 500 pacientes de problemas de columna, de los que alrededor de 40 padecen escoliosis. Actualmente, la corrección quirúrgica de una curvatura de columna se realiza introduciendo tornillos a través de los pedículos –similares a ojales– de las vértebras afectadas, lo cual permite, evitando dañar las estructuras neurológicas y vasculares que se encuentran en el interior o adyacentes a la columna, girar y enderezar las vértebras, consiguiendo una alineación adecuada.

El director de esta unidad asistencial, David García de Quevedo, ha explicado que la introducción de los tornillos en la vértebras “exige una elevada formación técnica y experiencia del cirujano, que se complementa con la monitorización neurológica de la médula y las raíces nerviosas así como el uso de imágenes de radioescopia intraoperatoria”. Todo ello permite conseguir la necesaria precisión en la colocación de cada tornillo.

Por ello, con el objetivo de facilitar esta tarea, el equipo ideó realizar una impresión 3D de la columna del paciente sobre la que imprimir un molde adaptado a cada vértebra. “Cada uno de ellos tenía una guía que dirigía exactamente el tornillo a su posición ideal”, ha agregado el responsable del servicio, que añade que el uso de este molde redujo el tiempo de la intervención y mejoró la precisión.

La intervención, han indicado desde la Junta de Andalucía en un comunicado, se desarrolló con la planificación y requisitos técnicos del procedimiento estándar, usándose las guías en lugar de la imagen de radioescopia para la colocación de los tornillos.

“La adaptación de los moldes 3D a la columna real fue buena, sin embargo fue complejo evitar la interferencia de las guías con la musculatura del paciente, lo que dificultaba una correcta colocación de las mismas. En estos casos siempre existía el respaldo de la técnica convencional para garantizar la perfecta seguridad en la colocación de los tornillos”, ha añadido García de Quevedo.

El instrumental utilizado fue el habitual en este tipo de cirugía ya que toda la planificación de los moldes de impresión 3D se realizó según éste, respetando todos los diámetros y características técnicas de los instrumentales e implantes del procedimiento estándar. Tras la cirugía, la paciente se ha recuperado logrando una adecuada corrección de la curva de la columna y mejorando la capacidad funcional.

Para el director de la Unidad de Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital Regional Universitario de Málaga, la introducción del procedimiento de introducción de tornillos pediculares guiados a través de moldes impresos en 3D “constituye un proyecto prometedor por las ventajas en seguridad que puede aportar”.

“Existe una muy limitada experiencia mundial en su uso, siendo las publicaciones científicas al respecto contadas y la serie más amplia identificada contiene únicamente 23 casos intervenidos con esta técnica”, ha enfatizado.

En referencia a la posibilidad de que los moldes 3D puedan emplearse como guías en otras patologías traumatológicas, García de Quevedo ha indicado que ya se aplican en la elaboración de guías de corte para la preparación del hueso en la implantación de prótesis de rodilla.

La causa más frecuente de escoliosis, excluyendo las del adulto de causa degenerativa, es la denominada escoliosis idiopática del adolescente, con una prevalencia que oscila entre el uno y el cuatro por ciento. La escoliosis neuromuscular, cuya causa está en la enfermedad subyacente, es menos habitual, sin embargo, la gravedad es superior.

Compartir