Adentity

Dobuss

Bebrand

Redacción.- El delegado de Empleo, Formación, Trabajo Autónomo, Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad, Ángel Herrador, acompañado del Presidente de CECO, Antonio Díaz, el Secretario General de UGT-Córdoba, Vicente Palomares, y de la Secretaria General de CCOO-Córdoba, Marina Borrego, han presentado este mediodía el proyecto ‘Unidos en Prevención’ que persigue conseguir empresas más seguras en la provincia instalando en sus centros zonas ‘Cardioaseguradas’.

Herrador ha explicado que esta iniciativa fue presentada por empresa y sindicatos en la última Comisión Provincial de Prevención de Riesgo Laborales y “allí se les informó de la posibilidad de poder cubrir parte de la compra de los desfibriladores a través de la convocatoria de ayudas lanzada el pasado 3 de julio y dirigida a las pymes andaluzas (empresas con hasta 250 trabajadores) para la realización de proyectos e inversiones en materia de prevención de riesgos laborales y que finaliza el próximo dos de agosto”.

El responsable territorial hizo hincapié en si bien es verdad “que según informa la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias, EPES, ya son un gran número los centros en Andalucía, principalmente áreas deportivas y centros educativos que cuentan con estos espacios, también es cierto, que las empresas no se están incorporando al mismo ritmo en la necesidad de disponer de estas zonas, por ello vemos muy interesante y necesaria la puesta en marcha de esta iniciativa”.

Para el delegado de Empleo, la instalación de zonas cardioaseguradas en las empresas es un tema a tener en cuenta “sobre todo si nos fijamos en los datos de siniestralidad en 2018 donde se recogen que de los 8 accidentes mortales contabilizados en centros de trabajo, tres fueron por infarto y dos comenzaron con desvanecimiento y mareo”. La subvención de estos equipos podrá llegar hasta el 75%, con un máximo de 15.000 euros.

El presidente de CECO por su parte, ha afirmado que todos los esfuerzos son pocos para poner medidas y ayudar a evitar el riesgo que supone en el desempeño del trabajo un accidente “hemos visto la oportunidad de hacer una campaña específica basada en ofertarle a todos nuestros asociados un desfibrilador en condiciones económicas ventajosas, para lo que desde la confederación ya hemos hecho ofertas a empresas que se dedican a la venta de este instrumental y además también podrán contar con las ayudas de la Junta”. Díaz ha insistido en la importancia de contar con estas zonas cardioseguras para que dispongan de un servicio, nunca deseable, pero si necesario si se producen incidentes cardiovasculares  y se tengan los medios para pode salvar vidas”.

El secretario general de UGT Córdoba, ha destacado la importancia de esta iniciativa y aseguró que “seguimos dando ejemplo de lo que significa trabajar conjuntamente los agentes sociales y económicos para poner en marcha ideas interesantes que resuelvan los problemas de la gente”. En esta línea, Palomares recordó que “Unidos en Prevención” es un proyecto pionero que “queremos extrapolar al resto de provincias andaluzas porque no sólo es beneficioso para los trabajadores, sino también para los ciudadanos que puedan sufrir un ataque cardiaco en una zona cardioprotegida”.

De esta forma, el responsable de UGT señaló que, además de para la instalación de desfibriladores, “también se podrán acceder a subvenciones para la formación relativa al uso de estos aparatos entre los trabajadores”. Asimismo, Palomares aclaró que “a pesar de que los desfibriladores no son una herramienta de carácter preventivo en lo que respecta a salud laboral, sí pueden salvar vidas, sobre todo, si tenemos en cuenta que cada vez son más frecuentes los infartos e ictus”. En este punto, el secretario general del sindicato volvió a solicitar que “se hagan evaluaciones psicosociales rutinarias en las empresas para intentar detectar las causas que puedan derivar en este tipo de accidentes laborales”.

Para terminar, la secretaria general de CCOO-Córdoba ha puesto de manifiesto que el 30% de los accidentes que se producen en empresas se deben a infartos que son el resultado de un mercado de trabajo precarizado y que ha sufrido importantes cambios en los últimos 10 años, “se ha pasado de un trabajo pasivo a uno de alta tensión, es decir a una intensificación del trabajo, aumentan los ritmos de trabajo, la gente no tiene posibilidad de ascender y desarrollarse profesionalmente, crecen las exigencias psicosociales, y por supuesto se trabaja más horas, eso si, la mayoría no retribuidas”. Para Marina Borrego esto resulta un coctel psicológico brutal para la personas trabajadoras y termina afectando a su salud y en algunos casos provoca la muerte “por eso queremos exigir que las empresas pongan en marcha el plan integral de inversión en prevención de riesgos laborales frente a los riesgos psicosociales”.

En esta última convocatoria la Junta destina 4,26 millones de euros a nivel andaluz, en régimen de concurrencia competitiva, lo que permitirá beneficiar a más de 400 empresas y supone un incremento de dotación de recursos superior al 70% respecto a lo concedido en el año 2018.

Los incentivos, de entre 1.200 y 15.000 euros, podrán cubrir hasta el 75% de las inversiones que realicen las empresas e irán destinados a financiar dos modalidades de proyectos.

  • Por un lado, se establecen ayudas de 1.500 a 15.000 euros para financiar actividades y proyectos que contemplen inversiones dirigidas a la incorporación en las empresas de medidas de mejora preventiva, como la sustitución de maquinaria antigua existente en los centros de trabajo; la incorporación de de instalaciones específicas para el control de contaminantes de naturaleza química, física y/o biológica; las adaptaciones de seguridad de equipos de trabajo y maquinaria; o la adquisición de sistemas inteligentes para el control activo de la protección de las personas trabajadoras (aquí se incluyen los desfibriladores)
  • Por otro lado, se establece una ayuda de 1.200 a 12.000 euros para las iniciativas y proyectos de mejora de la integración de la prevención en las empresas, que faciliten el cumplimiento de la normativa, así como la realización de proyectos innovadores y buenas prácticas preventivas. Se incluyen en este apartado planes de formación, estudios ergonómicos y psicosociales, proyectos de I+D+i dirigidos a la mejora de las condiciones de trabajo, diagnósticos preventivos sobre riesgos emergentes y primeras implantaciones de sistemas de gestión de seguridad y salud laboral

Para esta convocatoria, serán prioritarios para su concesión los proyectos o iniciativas destinadas a: la implantación de sistemas de movilidad segura y/o elaboración de planes de seguridad vial laboral; la implementación de mejoras ergonómicas en los puestos de trabajo de camareras de piso (en los servicios de alojamiento); proyectos de implantación de medidas de protección del riesgo de exposición a sílice y otros agentes carcinógenos, mutágenos y teratógenos; proyectos de incorporación de dispositivos de prevención del vuelco de maquinaria o de estructuras de prevención contra el vuelco de maquinaria; así como los proyectos de implantación de medidas colectivas para la protección del riesgo de caídas en altura para trabajos en superficies frágiles, incluidos invernaderos permanentes; entre otros.

Estas ayudas podrán solicitarlas las pymes andaluzas, incluidos aquellos autónomos que tengan al menos un trabajador contratado durante el año anterior al inicio del plazo de presentación de solicitud.