Adentity

Dobuss

Bebrand

Redacción.- La Asociación de Artesanos Alfareros de La Rambla (Córdoba) ha designado como alfareros honoríficos 2019 al obispo de la Diócesis de Córdoba, Demetrio Fernández, y al alfarero rambleño Gabriel Guerrero, después de que así lo haya decidido la junta directiva la asociación, que ya ha traslado ambos nombramientos a los homenajeados.

Según ha indicado la asociación en una nota, esta distinción es un reconocimiento que esta entidad de artesanos viene realizando desde 1998 y que, tras 21 ediciones, se ha consolidado como un evento de difusión de la alfarería y cerámica rambleña, a la vez que supone un homenaje a los productores más destacados de este sector local.

Una delegación de la asociación, con su presidente Álvaro Montano a la cabeza, junto al alcalde de La Rambla, Jorge Jiménez, y el cura párroco de La Rambla, Daniel Jesús Alonso, han mantenido este pasado martes un encuentro con el obispo de Córdoba para trasladarle en persona esta designación.

Demetrio Fernández nació en Puente del Arzobispo (Toledo) en el seno de una familia alfarera. Creció entre tornos y esmaltes apreciando desde cerca el noble oficio de la alfarería y la capacidad del maestro alfarero de modelar con sus manos piezas de gran calidad. Además, en muchas ocasiones pudo crear con sus propias manos algunas piezas de arcilla y sentir la satisfacción de dar forma de la nada modelando el barro.

Se ordenó sacerdote en Talavera de la reina, ciudad alfarera como La Rambla. Desde niño y hasta la edad de los 40 años, ya siendo sacerdote, ha tenido un especial vinculo con el mundo alfarero y ceramista a través del taller familiar que regentaba sus padres, el progenitor al torno y su madre vendiendo los cacharros.

Tal es su pasión por la alfarería y la cerámica que aún corre por sus venas, que en una de sus primeras visitas al Vaticano agasajó al Papa con varias piezas de barro, siendo embajador de todos los alfareros en la Santa Sede como ahora lo pretende ser como alfarero honorífico de La Rambla.

Ya como obispo de Córdoba, en una visita pastoral a La Rambla, Fernández no dudó en ponerse el delantal y sentarse en el torno de Cerámica San José para volver a sentir el poder del barro en sus manos y recordar vivencias de su niñez en el taller alfarero de su familia.

Sabedor y conocedor del esfuerzo de los artesanos alfareros, el obispo de Córdoba tiene «sobrados atributos para recibir esta distinción y para ser embajador de la cerámica y alfarería rambleña», ha puesto de manifiesto la asociación.

Por otra parte, la junta directiva de la Asociación de Artesanos Alfareros de La Rambla ha designado Gabriel Guerrero (74 años) como alfarero honorífico 2019. Guerrero inicio sus primeros pasos como aprendiz de alfarería con 10 años. Se formó en varias alfarerías rambleñas hasta adquirir la condición de oficial y, bajo esta premisa, en 1983 abrió su propio taller y fabrica de alfarería.

Durante toda su trayectoria profesional ha desarrollado su oficio de forma ejemplar, abriendo nuevos mercados y apostando por el diseño de nuevas piezas y decoraciones, por la innovación en las formas y los materiales, ejemplo que han continuado sus hijas y que desempeñan en la actualidad ofreciendo al mundo productos de la mas alta calidad, dirigidos a los mercados más selectos.

Actualmente su producción se basa principalmente en la elaboración de murales realizados en relieve y revestimientos cerámicos, todo ello con diseño propio y modelado a mano.