Adentity

Dobuss

Bebrand

Un equipo de diferentes profesionales valencianos procedentes de campos como la informática, la ingeniería biomédica y la cardiología, ha desarrollado una pulsera inteligente que tiene la capacidad de detectar fibrilación auricular en tiempo real, una de las arritmias más importantes en la prevención del ictus.

Rithmi, que así es como se llama el dispositivo, permite la monitorización del usuario y la detección de cualquier anomalía. Este dispositivo ha sido uno de los proyectos ganadores en la tercera edición de Emprende inHealth, un programa de apoyo al emprendimiento social en el ámbito de la salud que promueven Lilly y UnLtd Spain.

Desde el nacimiento del proyecto en 2011, 120 pacientes han sido monitorizados con Rithmi, y sus creadores tienen la intención de acceder al mercado durante el segundo semestre de 2019, según ha anunciado Lilly en un comunicado. Dado que uno de cada tres ictus se debe a una arritmia conocida como fibrilación auricular, los emprendedores se han centrado en diseñar un dispositivo que detecte arritmias en tiempo real, mediante una tecnología que utiliza un sistema de registro basado en la fotopletismografía (PPG).

En concreto, el sensor PPG mide la intensidad de luz reflejada por la superficie de la piel y de los glóbulos rojos para determinar el volumen de sangre de un área concreta en cada momento. Con estos datos, la herramienta obtiene una onda de pulsos del corazón y es capaz de determinar cuándo se produce cada latido del corazón.

Este mecanismo combinado con el desarrollo de un algoritmo propio capaz de detectar posibles arritmias en el corazón, permite la monitorización y el seguimiento de la salud del usuario en su actividad diaria y con una precisión muy próxima a un electrocardiograma (ECG), ha destacado el CEO y cofundador de Rithmi, Óscar Lozano.

De esta manera el paciente que lleva la pulsera inteligente está constantemente monitorizado a través de un dispositivo «cómodo, imperceptible y no invasivo» que permite realizar electrocardiogramas que pueden ser remitidos al profesional médico si se encuentra alguna anomalía y que el paciente pueda ser tratado a tiempo.