Bruselas revisa al alza la previsión de crecimiento de España al 2,3% para este año, casi el doble que la zona euro
Unión europea.

Adentity

Dobuss

Bebrand

Redacción.- España crecerá un 2,3% este año. Es la nueva previsión, difundida este miércoles, de la Comisión Europea, que eleva de esta forma en dos décimas su anterior pronóstico para 2019. Así, si se cumplen los cálculos del Ejecutivo comunitario, el PIB español se expandirá casi el doble que el de la zona euro, que aumentará un 1,2%, y casi cinco veces más que el de Alemania (0,5%).

La española es la única de las grandes economías de la zona euro cuyo crecimiento ha sido revisado al alza debido al dinamismo registrado en la primera parte del año. “Estas estimaciones certifican el buen tono de la economía española”, asegura la Comisión Europea en una nota de prensa.

De hecho, para este ejercicio, Bruselas mantiene su pronóstico para el resto de grandes economías europeas. De esta forma, el PIB de Francia aumentará un 1,3%, lo mismo que el de Reino Unido, mientras que Italia se estancará (0,1%). De esta forma, la economía del conjunto de la Unión Europea (tanto a 27 como a 28) se expandirá un 1,4%.

De cara a 2020, la Comisión Europea apunta a una desaceleración: mantiene la estimación de crecimiento para España en el 1,9%, pero rebaja la del conjunto de la eurozona del 1,5% al 1,4%, una evolución igual a la de las dos grandes economías de la región, Alemania y Francia, que también crecerán un 1,4% el año que viene.

En rueda de prensa, el comisario europeo de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici, ha sido preguntado por si “inquieta” en Bruselas el “bloqueo político” que sufre España -donde se complica la investidura de Pedro Sánchez este mes de julio- y el impacto económico en el país de unas posibles elecciones en el mes de noviembre.

El francés ha rechazado responder a cualquier cuestión “hipotética” -aunque sí que ha señalado que “no es la primera vez que hay incertidumbre” sobre la situación política del país-, y ha destacado que la evolución económica “es buena”. “España progresa, y yo me alegro”, ha asegurado.

La Comisión Europea señala que la “sorpresa” del crecimiento en el primer trimestre del año se debió a una “contribución positiva de las exportaciones netas” -ya que las importaciones sufrieron una contracción- y a que la inversión en equipamientos y vivienda compensó el débil crecimiento del consumo.

En el segundo trimestre, mientras, apunta a una desaceleración con un crecimiento del 0,6%, más alto -no obstante- del estimado en primavera por la recuperación del consumo. Esta inercia seguirá en el tercer trimestre, con un aumento del PIB del 0,5%, un ritmo que se mantendrá en lo que queda de año y durante el ejercicio que viene.

El Ejecutivo comunitario señala que la demanda interna, y en especial el consumo, seguirá siendo el principal motor del crecimiento español. El sector exterior, por su parte, tendrá un impacto neutro en el crecimiento. “En un contexto de tensiones comerciales globales, aún se espera que las exportaciones e importaciones de España se recuperen, pero menos de lo previsto en primavera”, subraya.

Sobre el empleo, aunque como ocurre con el conjunto de la economía, irá perdiendo vigor, Bruselas señala que seguirá creciendo de forma “robusta”, lo que permitirá “mayores reducciones en la tasa de paro”. Esto, unido al aumento salarial que se está produciendo en el país, “debería apoyar los ingresos disponibles” y el aumento del ahorro.

En cuanto a la evolución de los precios en España, las nuevas previsiones macroeconómicas de la Comisión Europea contemplan una inflación del 0,9% en 2019, cuatro décimas por debajo de la media del 1,3% prevista para la zona euro y casi la mitad de la registrada en el año 2018 (1,7%), algo que se explica por la evolución del precio del petróleo. En 2020, los precios subirán un 1,2%.

Compartir