España vuelve a liderar la producción y el consumo de cerveza sin alcohol en Europa

Adentity

Dobuss

Bebrand

De cada 10 cervezas que se consumen en España, más de una es sin alcohol. Es uno de los datos más destacados del informe presentado hace unos días por Cerveceros de España -la asociación que reune a los principales productores de esta bebida- sobre los hábitos de consumo en 2018. Y es que este sigue siendo un país productor de vino pero consumidor de cerveza, con unas cifras que siguen creciendo año tras año.

La cerveza sin se erige en fenómeno español y ya representa el 13 % del consumo per cápita de cerveza, destaca el informe. Se trata de un dato singular, no solo porque lidera a nivel europeo tanto el consumo como la producción de este tipo de cerveza, sino también porque muchos de sus consumidores también beben cerveza convencional en otros momentos. “El hecho de que el 96 % de quienes consumen sin sean, al mismo tiempo, consumidores de cerveza con alcohol pone de manifiesto el perfil singular del consumidor español”, destacan los responsables de la asociación de productores de cerveza.

No se concretan las razones de este amor generalizado y creciente por la cerveza sin alcohol, aunque basta darse una vuelta por el lineal de cualquier supermercado para comprobar como la oferta ha crecido exponencialmente en los últimos años y todas las grandes marcas ofrecen ya una o varias versiones sin o 0,0 de su cerveza. No obstante, la calidad o, mejor dicho, el sabor sigue siendo la gran asignatura pendiente pese a la mayor oferta. Al menos para los que buscan una bebida similar a la cerveza y no un refresco.

Compartir