Adentity

Dobuss

Bebrand

Redacción.- Jeremy Corbyn pedirá al próximo primer ministro británico la convocatoria de un referéndum sobre el acuerdo de brexit. De celebrarse, su partido apoyará la permanencia en la Unión Europea. Un radical cambio de postura producto de intensos debates internos, la presión de los sindicatos y la debacle en las recientes elecciones europeas, que el líder laborista ha dado a conocer en una carta a los militantes.

«El partido laborista sacará de encima de la mesa un no acuerdo. La gente tiene la oportunidad de elegir en el futuro si quiere quedarse en la Unión Europea o si acepta una salida sin acuerdo, que sería muy perjudicial para los precios de los alimentos, los suministros médicos y la inversión industrial».

Thomas Brooks, profesor de Ley y Gobernanza de la Univesidad de Durham, recuerda las críticas recibidas por Corbyn por un discurso ambiguo que lo acercó a los euroescépticos y que ahora se ha visto obligado a rectificar.

«Es importante para los laborista volver a sus votantes y decirles ‘miren, actuamos de forma equilibrada, le dimos al Gobierno la oportunidad de proteger empleos, de regresar con el acuerdo que ganaría su apoyo. El hecho es que el acuerdo de Theresa May es impopular tanto entre los ciudadanos como en el Parlamento. El no acuerdo es incluso más impopular entre los ciudadanos que en el Parlamento. Y esas son las únicas dos opciones que ofrecen los conservadores».

El pasado febrero, Corbyn exigía a la ex primera ministra May cambios en su política de brexit que no incluían un referéndum, y en marzo ordenó a sus diputados a abstenerse en una enmienda que reclamaba un segundo plebiscito.

El próximo primer ministro conservador se conocerá el próximo 24 de julio.