Adentity

Dobuss

Bebrand

Redacción.- Profesionales del Distrito Sanitario Córdoba y Guadalquivir imparten distintos talleres para informar a la población sobre cómo prevenir los efectos de las altas temperaturas.

Ejemplo de ellos son los realizadas por Rafaela Muñoz, enfermera gestora de casos del centro de salud Sector Sur, tanto en el Centro de Participación Activa Córdoba II como en el Centro de Mayores Osario Romano. Los asistentes a estos talleres han recibido información sobre: los distintos niveles de alerta existentes y las actuaciones en cada uno de ellos; manifestaciones en el organismo que pueden producirse y qué hacer ante ellas; recomendaciones sobre alimentación saludable en esta época y sobre ejercicio físico además de indicaciones sobre almacenamiento y conservación de la medicación.

La Consejería de Salud y Familias, a través de la Dirección General de Salud Pública y Ordenación Farmacéutica, tiene ya en marcha el Plan de Prevención de las Altas Temperaturas, que está activado desde el 1 de junio y que se desarrollará hasta el 15 de septiembre. Con este programa, la Junta de Andalucía trata de «minimizar los efectos del calor sobre la salud de la población, con especial atención a los colectivos más vulnerables», la población diana de este programa son «las personas mayores de 65 años, los enfermos crónicos, las personas que toman un medicamento que pueda influir en la adaptación del organismo al calor, como psicótropos, antidepresivos, hipotensores y diuréticos, así como los niños y lactantes y quienes realizan actividad física expuestas al sol».

En el plan contra el calor es importante la labor que realiza la Atención Primaria, porque ofrece información que se ofrece a la población general, identifica a los pacientes de riesgo para su inclusión en el plan de seguimiento telefónico de Salud Responde, intensifica las visitas domiciliarias de las enfermeras de enlace y de familia y los talleres de formación a profesionales de los centros residenciales.

Otro pilar de la asistencia estival es Salud Responde, que en 2018 se realizó el seguimiento telefónico de 12.691 personas y que entre el 1 de junio y el 15 de septiembre hizo 8.638 llamadas de seguimiento a pacientes frágiles.

Entre los objetivos del Plan de Protección de las Altas Temperaturas se encuentran evitar los golpes de calor y la insolación y el agravamiento de las patologías de las personas en una situación de salud delicada. Los ciudadanos pueden obtener información y consejos para prevenir los efectos del alza del termómetro a través de diversas vías, como la aplicación de Salud Responde o el servicio Ventana Abierta a la Familia, que funciona mediante el envío de mensajes vía SMS, correo electrónico o a través de la aplicación de Salud Responde. Además, Salud y Familias ha activado una vez más en la web de la consejería la sección ‘Verano 2019: Cuida tu salud’, en la que la ciudadanía podrá encontrar recomendaciones en relación a las altas temperaturas.

Una de las novedades de la campaña de este año es que la web de ‘Verano y Salud 2019’ también recopila consejos sobre la exposición a las radiaciones solares y una adecuada protección de la piel, sobre el correcto uso y conservación de los alimentos, las precauciones a tomar en caso de utilizar la bicicleta en verano y realizar actividades físicas al aire libre, así como recomendaciones a tener en cuenta los días de playa y los que se pasen en el campo y en la sierra.

El espacio dedicado a los cuidados frente al calor en personas mayores recoge recomendaciones para hacer frente a las altas temperaturas en el caso de personas mayores. En este apartado también se hace un enlace a la plataforma de fomento del envejecimiento saludable www.enbuenaedad.es, puesta en marcha el pasado año, para ofrecer información específica dirigida a las personas mayores sobre cuidados de salud, bienestar emocional, alimentación y actividad física y recomendaciones de seguridad.