Mezquita Catedral.

Adentity

Dobuss

Bebrand

Redacción.- La Junta de Andalucía ha autorizado el proyecto de restauración del andén oriental y la mejora de seguridad en el exterior de la Mezquita Catedral de Córdoba, según resolución firmada por la delegada de Fomento, Infraestructuras, Ordenación del Territorio, Cultura y Patrimonio Histórico, Cristina Casanueva, a partir del dictamen de la Comisión Provincial de Patrimonio.

La zona de intervención comprende el tramo que se encuentra delante de las puertas de San José, el Sagrario y Jerusalén y termina en unas escaleras que desembocan en la fachada sur del monumento. El muro de contención del andén presenta un paramento con diversos formatos de sillares dispuestos en diferentes aparejos y alineaciones, lo que evidencia distintas fases de intervención.  El andén está solado con losas de piedra de Montoro colocadas en una intervención de Velázquez Bosco.

Las obras vienen motivadas por el desprendimiento de algunos fragmentos pétreos perteneciente al citado muro y al deterioro del andén. La autorización incorpora un breve estudio histórico sobre las intervenciones producidas en ese ámbito, que pone de relieve el constante proceso de transformación que han experimentado desde su construcción.

El proyecto actual se enmarca en la estrategia de intervención de la Mezquita-Catedral, definida desde los años 80 del pasado siglo, en la que se establecieron los criterios generales que se seguirían a partir de entonces.

Esta intervención incluye la sustitución piedra a piedra de los sillares dañados por otros de dimensiones y características similares, la consolidación de los sillares erosionados que no necesiten ser sustituidos y acabado general con veladura de agua de cal para proteger la fábrica y homogeneizar la imagen del muro.

En el pavimento del andén y la escalera, se sustituirán las losas que están deterioradas por otras similares de piedra de Montoro, con idéntico espesor a las originales. Finalmente, se limpiará y consolidará el pretil de sillarejos y ladrillo que delimita el andén y por donde se produce la evacuación de las aguas.

El acuerdo de la Comisión de Patrimonio señala que el inicio de las obras deberá ser comunicado a la Delegación de Fomento, Infraestructuras, Ordenación del Territorio, Cultura y Patrimonio Histórico para su seguimiento y en el transcurso de las mismas se adoptarán determinadas decisiones sobre las sustituciones de las piezas de sillería y del andén y los grados de intervención conservativa conjuntamente por los equipos de arquitectos redactores del proyecto, arqueólogos directores de la actuación arqueológica preventiva y los restauradores. Al término de la intervención se entregará a la Delegación un informe completo con documentación gráfica que detalle el proceso de obra y el resultado final.