Carro Ibérico | National Geographic

Adentity

Dobuss

Bebrand

Redacción.- La Delegación de Cultura de la Diputación de Córdoba sufragará los gastos derivados de la restauración, protección y conservación inicial del carro íbero hallado el año pasado en el Cerro de la Horca, en el municipio de Montemayor, una pieza que los expertos datan en época ibérica temprana (entre finales del siglo V a.C y primera mitad del siglo IV a.C).

Esta colaboración, que asciende a 11.951 euros, queda recogida en un convenio firmado hoy por la responsable del Área en la institución provincial, Marisa Ruz, y el alcalde de Montemayor, Antonio García.

Ruz ha recordado que “la Delegación de Cultura puso en marcha una convocatoria de subvenciones para la restauración de bienes inmuebles, pero esta vez hablamos de bienes muebles y de un extraordinario hallazgo, unas piezas de gran importancia, por eso entendíamos que teníamos que estar apoyando al Ayuntamiento de Montemayor”.

La delegada de Cultura ha explicado que tanto las ruedas como el utillaje “están actualmente en el Museo Ulía y entendemos que en próximos días, una vez que la Junta de Andalucía ha dado los permisos para la actividad arqueológica, se iniciará la restauración y recuperación, que comprende también un estudio fundamental para conocer la historia del municipio y la comarca”.

Por su parte, el regidor de Montemayor ha valorado la “sensibilidad” de la delegada de Cultura y ha mostrado su satisfacción por el inicio de los trabajos para la recuperación del carro ya que “hemos conseguido que la rueda se restaure dentro del municipio; nuestro temor era que saliera de allí”. García ha señalado que “habrá un antes y un después de este hallazgo tanto para el Museo Ulía como para el turismo de Montemayor”.

El acuerdo firmado contempla, entre otras actuaciones, la eliminación de la gasa de protección y limpieza exhaustiva de las piezas y la redacción del proyecto de restauración, puesta en valor y memoria final.

El carro fue encontrado durante la realización de un estudio sobre la implantación romana en la Andalucía ibérica y, en concreto, sobre las huellas de Julio César en el municipio de Montemayor, la antigua Ulía.

El hallazgo comprende cuatro ruedas, dos grandes y dos pequeñas; elementos asociados a ellas, como los bocines y las belas elaborados en hierro; y diversos elementos del yugo del carro, entre los que destacan pasarriendas fabricados en bronce y dos bocados de caballo de hierro.

El conjunto metálico descansaba sobre un lecho de cantos rodados y tierra arcillosa sobre el que había huesos calcinados, cenizas y algún vaso cerámico. Según los investigadores, la presencia de huesos calcinados de animales y cenizas sugiere la celebración de algún tipo de banquete ceremonial previo a la ofrenda del carro.