El Hospital de Bellvitge implanta un corazón artificial total

Adentity

Dobuss

Bebrand

El Hospital de Bellvitge de L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona) ha implantado su primer corazón artificial total, un procedimiento que se hace con éxito por segunda vez en España después de una experiencia en Navarra, y que permitirá a un paciente de 30 años esperar una donación de corazón y recuperarse de la hipertensión pulmonar que le impide un trasplante inmediato.

Lo ha recibido un hombre que tenía fallos en los dos ventrículos del corazón, lo que le impedía recibir un implante parcial de un ventrículo, y optaron por este corazón artificial total -del modelo SynCardia- como “puente” que le permitirá esperar a un donante, han explicado en rueda de prensa este martes el jefe de Cirugía Cardíaca del hospital, Albert Miralles, el cirujano Daniel Ortiz y el cardiólogo José González.

Se trata de una intervención quirúrgica de alta complejidad, realizada el 27 de mayo, y el paciente se encuentra actualmente estable en la Unidad de cuidados intensivos (UCI); además de sustituir la función de los dos ventrículos del corazón que fallaban, el objetivo del implante permitirá al paciente normalizar la tensión arterial pulmonar.

En la operación, los cirujanos retiraron los dos ventrículos, dejando intactas las aurículas, la aorta y la arteria pulmonar, e implantaron en su lugar conexiones para el corazón artificial, que se conecta con dos tubos a una consola portátil. Esta consola genera impulsos que un sistema de aire y vacío transmite a los ventrículos artificiales, que activan el mecanismo de bombeo de la sangre.

Ortiz ha explicado que “el implante de corazón artificial total es similar a un trasplante, pero tiene peculiaridades que la hace más compleja”, ya que requiere conservar los dos casquetes superiores del corazón -en un trasplante, solo uno-, y una vez implantado el dispositivo queda una zona ciega detrás que requiere una sutura muy precisa.

Compartir