El Papa visita casa por casa las zonas afectadas por el terremoto de Italia de 2016

Adentity

Dobuss

Bebrand

El Papa ha visitado el domingo Camerino, una pequeña localidad de 7.000 habitantes del centro-norte de la península itálica que fue en parte destruida por el terremoto de 2016 en el que murieron 296 personas.

Casi tres años después (el seismo se produjo el 24 de agosto de 2016) 3.500 personas viven todavía casas provisionales prefabricadas. El pontífice ha llegado en helicóptero a las 8:45 de la mañana y ha ido visitando casa por casa a sus habilitantes. Después ha visitado la catedral que quedó completamente destruida.

“Dios que sana nuestros recuerdos heridos ungiéndolos con esperanza, Dios que está cerca de nosotros para levantarnos desde dentro, nos ayuda a ser buenos constructores, consoladores de corazones. Todos pueden hacer un poco de bien, sin esperar a que otros comiencen, no dejarse abatir por la desesperanza, comenzar a hacer cada uno algo por el otro. Todos pueden consolar a alguien, sin esperar a que se resuelvan sus problemas”, ha señalado el pontífice durante la homilía.

En su alocución, el Papa ha declarado que cuando se está “preocupado, herido”, se tiende a hacer “un nido” alrededor de nuestra tristeza y nuestros miedos. “El Espíritu, en cambio, nos libera de nuestros nidos, nos hace volar, nos revela el maravilloso destino para el cual nacimos. El Espíritu nos alimenta con esperanza viva. Invitémoslo. Pidámosle que venga a nosotros y se acercará”, ha manifestado.

El Papa ha celebrado la misa en la plaza principal de la localidad italiana después de haber visitado la catedral. Ante las familias, ha tenido palabras de aliento: “He venido hoy para estar cerca de ustedes. Estoy aquí para orar con ustedes a Dios que nos recuerda, para que nadie se olvide de quién está en problemas. Ruego al Dios de la esperanza, para que lo que es inestable en la tierra no sacude la certeza que tenemos dentro. Ruego al Dios Cercano que despierte gestos concretos de proximidad”, ha dicho ante los habitantes de Camerino y San Severino en las Marcas.

No es la primera vez que Francisco visita a personas afectadas por terremotos. El encuentro más emotivo que tuvo con ellos fue en enero de 2017 con los habitantes de la zona de Amatrice.

Compartir