Adentity

Dobuss

Bebrand

Elena Páez. El Servicio Andaluz de Empleo ha abierto  el plazo de solicitud de las ayudas para participar en el programa de Acciones Experimentales, que tiene como objetivo promover la inserción laboral de parados con especiales dificultades de acceso al mercado laboral a través de la puesta en marcha de planes integrales que combinan orientación y asesoramiento, formación y prácticas laborales. Estas acciones se ejecutan a través de entidades colaboradoras, como entidades sin ánimo de lucro, corporaciones locales o universidades, entre otras, que tienen de plazo hasta el próximo 19 de junio para solicitar estas ayudas, que se convocan en régimen de concurrencia competitiva.

El Servicio Andaluz de Empleo tiene previsto que casi 250 desempleados cordobeses puedan beneficiarse de estos proyectos, para lo que destinará una inversión de casi 600.000 euros.

Los beneficiarios del programa participarán en itinerarios personalizados, que incluyen acciones informativas, formativas y de orientación para la mejora de sus competencias profesionales. Como principales requisitos, se les exige estar inscritos como demandantes de empleo y pertenecer a alguno de los siguientes colectivos: parados de larga duración; personas con discapacidad; inmigrantes; minorías étnicas; mujeres con problemas de integración laboral, personas desempleadas en riesgo de exclusión social, perceptores de prestaciones, subsidios o Renta Activa de Inserción, mayores de 45 años, parados de larga duración o minorías étnicas.

Las solicitudes pueden presentarse en el Registro Telemático Único de la Junta de Andalucía, http://juntadeandalucia.es/organismos/empleoformacionytrabajoautonomo/sae.html o de manera presencial en los registros de la Administración autonómica. Los formularios de solicitud pueden obtenerse en la misma dirección electrónica.

El programa cuenta con un objetivo de inserción del 35% de los participantes, que deberán permanecer dado de alta al menos seis meses por cuenta ajena o cuenta propia. Este porcentaje puede verse reducido al 30% si todas las personas atendidas son perceptoras de la Renta Activa de Inserción.