España, pionera en aplicar un nuevo tratamiento para las quemaduras graves gracias a una crema derivada de la piña
Imagen: Mediaset.

Dobuss

Bebrand

España es pionera en aplicar un nuevo tratamiento para las quemaduras graves gracias a una crema derivada de la piña Una nueva innovación en el mundo de la medicina. Este nuevo descubrimiento se está aplicando en el Hospital de Cruces de Barakaldo para las personas que sufren de quemaduras graves.

Un producto, derivado de la piña que evita que los pacientes tengan que pasar por el quirófano. Es un tratamiento revolucionario que ha supuesto un antes y un después para evitar los injertos de piel.
Con quemaduras en más del 10% del cuerpo lo urgente es quitar la piel afectada, una carrera contra las infecciones y otras complicaciones fatales que hoy se gana con la mezcla de una sustancia, bromelaína, derivada del tallo de la piña y un gel. Es una pomada revolucionaria.
“Nos evitamos el paso por el quirófano”, nos explica Juanjo García, Jefe de cirugía plástica y grandes quemados en el Hospital de Cruces. Manos expertas aplican el tratamiento sobre la quemadura, y aquí lo importante: solo quita la piel abrasada y respeta la sana. Así se favorece la regeneración natural.
El tratamiento, para quemaduras producidas por calor y  pacientes que no sean alérgicos a la fruta de la que se deriva, acelera la recuperación. Realizando así en 15 días un proceso que antes tardaba más de un mes.
El tratamiento derivado de la piña ha cambiado la manera de tratar a los grandes quemados. Y España es pionera en aplicarlo.
Compartir