Adentity

Dobuss

Bebrand

Elena Páez. El deportista ciego Daniel Martín consiguió la medalla de bronce en el Campeonato del Mundo de Tiro con Arco Paralímpico, celebrado entre el 3 y el 9 de junio la ciudad neerlandesa de  Den Bosch (o ’s-Hertogenbosch). Allí compitieron también otros tres españoles: Carmen Rubio, Guillermo Rodríguez y José Manuel Marín.

Daniel Martín, salmantino de 25 años, compitió en la categoría de ciegos totales y logró ser quinto en la fase de clasificación, con 316 puntos. En cuartos de final se deshizo con comodidad de la estadounidense Janice Walth (6-4), pero en semifinales perdió con el alemán Ruben Vanhollebeke (6-4), a la postre campeón de la categoría. En el enfrentamiento por el bronce, Martín derrotó al andorrano Jordi Casellas por 7-3 y se convirtió en el primer arquero ciego español que sube a un podio mundialista.

En cuanto a los deportistas con discapacidad física, la navarra Carmen Rubio consiguió ser 17ª en arco compuesto femenino. Tras terminar la ronda clasificatoria en el puesto 28º, con 655 puntos, superó en la primera eliminatoria a la brasileña Anne Pacheco (128-134)  pro en la siguiente fue derrotada por la china Jiamin Zhou (143-127).

En Equipos Mixtos de Arco Compuesto, Rubio formó pareja con Guillermo Rodríguez y consiguieron el mismo resultado. Pese a ser 13º en la clasificatoria (1329 puntos), el combinado español perdió ante Australia por muy poco en el primer enfrentamiento directo (145-147).

Guillermo Rodríguez, por su parte, concluyó 33º en la competición individual masculina de arco compuesto. El gallego se clasificó en 31ª posición (674 puntos) pero en el primer cruce no pudo con el polaco Adam Dudka, que se impuso por un ajustado 136-138, y cerró el camino  al español.

Y en arco recurvo, el almeriense José Manuel Marín también fue 33º.  Pese a ser 57º en la ronda de clasificación (576 puntos), pudo superar al portorriqueño Ramón Antonio Martínez (6-0) en el primer cruce y mejorar su posición. En el siguiente enfrentamiento perdió contra el tailandés Hanreuchai Netsiri (6-0).

En los Juegos Paralímpicos sólo compiten arqueros con discapacidad física y se dividen en tres categorías. La Open para arco compuesto y la Open para arco recurvo engloban a deportistas que pueden lanzar de pie, en silla o con ayudas para mantener el equilibrio, siempre y cuando no necesiten realizar ninguna adaptación en el arco. En la W1, en cambio, compiten aquellos deportistas en silla de ruedas cuya discapacidad sí les obliga a realizar modificaciones en el arco, ya sea compuesto o recurvo.

En este Mundial los arqueros españoles no han conseguido ninguna plaza de clasificación para los Juegos de Tokio 2020, así que deberán esperar al Europeo o al Preparalímpico del próximo año para asegurar su participación en la gran cita japonesa.