Adentity

Dobuss

Bebrand

Pajitas de papel o bolsas creadas a base de almidón de yuca que, en contacto con el agua, se disuelven en minutos y son además aptas para ser ingeridas. Son las principales armas con las que la empresa de Bali Niewana Alam Hijau (Avani) ha decido plantar cara a la “epidemia global”del plástico de un solo uso.

Impulsada por el biólogo indonesio Kevin Kumala, la firma y, sobre todo, su propuesta para sustituir las bolsas de plástico de un solo uso, se ha hecho viral. Y no es para menos. Comprobar en este vídeo, lo que sucede con su alternativa biodegradable una vez entra en contacto con el agua, asombra.

Las bolsas creadas y comercializadas por Avani no son solo lo suficientemente resistentes como para batir a las bolsas de plástico, sino que se diluyen en el agua tras removerla durante unos minutos para, a continuación, poder disfrutarse como bebida. Lo hace posible el producto empleado para su fabricación, la yuca, una especie muy nutritiva y abundante en Bali, que no provoca daños para el medioambiente.

Frente a esta propuesta, los plásticos de un solo uso pueden tardar en descomponerse cientos de años. Además, cada año que pasa, suma y sigue. De hecho se calcula que el consumo anual de bolsas de plástico en todo el mundo asciende al billón de unidades. “Las ecobolsas de Avani son el remplazo perfecto para mitigar esta horrible epidemia mundial”, apuntan desde la firma.

El germen de la empresa y de sus bolsas de yuca partió de la realidad que atraviesa Bali; un “paraíso tropical” de playas de arena blanca que, cada vez, lo son menos. Los residuos, en su mayoría plásticos, se van acumulando en esta isla indonesia. Así, con la idea de revertir la situación de unas aguas y playas cada vez más “saturadas de basura”, surgió esta iniciativa, que fraguó como empresa en 2014. Desde entonces, han ampliado su oferta de soluciones que, además de las bolsas de yuca, incluye alternativas sostenibles a los envases de bebidas convencionales, a los cubiertos de plástico o a las pajitas, otra gran plaga. Según indica la empresa en su web, solo en Estados Unidos se utilizan tantas pajitas de plástico como para rodear el planeta dos veces y media al día.