Asaja propone una comisaría europea que aglutine las competencias de agricultura, agua y medio ambiente

Adentity

Dobuss

Bebrand

Elena Páez. La organización agraria Asaja Córdoba ha elaborado un documento de propuestas agrarias y medioambientales para las elecciones europeas entre las que destaca la necesidad de crear una comisaría europea que aglutine las competencias de agricultura, agua y medio ambiente con la idea de que “se encuentren en una única unidad administrativa todas las competencias que afectan al medio rural y al sector agrario, permitiendo su coordinación y unidad de actuación”.

Asimismo, se propone una reducción de la legislación e iniciarse un proceso urgente de limitación de las competencias legislativas de las comunidades autónomas en España, obligando a los Estados Miembros a transponer la normativa comunitaria evitando que, por ejemplo, “en España se creen 17 legislaciones que rompan la unidad de mercado” consiguiendo así una reducción de la burocracia.

Asaja considera también fundamental crear una PAC fuerte rechazando el corte que ha planteado la Comisión Europea (recortes del 3,5% en ayudas directas y ayudas de mercado; y 15% en desarrollo rural) y rechazar cualquier renacionalización de la PAC, más aún en España que daría pie a que cada comunidad autónoma haga su propia PAC, lo cual “es un disparate al romper la unidad de mercado”.

De otro lado, cree esencial la defensa de la ganadería y la caza frente a los grandes carnívoros, como el lobo, pidiendo, por tanto, que se modifique la directiva ‘hábitat’ de forma que el lobo pase, en todos los casos, “a ser especie cinegética y pueda cazarse para controlar los daños que haga en las explotaciones ganaderas y cinegéticas”.

Igualmente, pide una mayor implicación de las administraciones en la búsqueda de soluciones a los distintos problemas que se le presentan a la ganadería con carácter general, fundamentalmente la complejidad administrativa, la crisis de precios y la sanidad animal.

Para la sanidad vegetal, la organización agraria considera que es fundamental un control de importaciones y planes especiales de vigilancia fitosanitaria para evitar la entrada de plagas y enfermedades y exigir los mismos requisitos sanitarios sobre las producciones que se importan de terceros países, cualquiera que sea su procedencia.

Por otro lado, Asaja propone una fiscalidad específica para el mundo rural y establecer el etiquetado para todas las producciones en la Unión Europea, especialmente en los cultivos herbáceos y oleaginosas, que permita a los consumidores conocer el país de producción y el país de transformación. También, es importante que se arbitren medidas eficaces de gestión de los mercados ante situaciones concretas de crisis o sectores en riesgo “como se está viendo en las últimas fechas con los cítricos o el aceite de oliva”.

Compartir