Adentity

Dobuss

Bebrand

En los últimos años la presencia de niños en restaurantes y otros lugares públicos ha creado mucha controversia por las opiniones divididas de quienes los amantes y detractores de los más pequeños de la casa. Esto ha llevado a algunos restaurantes a tomar medidas para contentar a la clientela que menos a favor está de los niños, aunque estas decisiones han generado mucha polémica.

La última de estas propuestas ha tenido lugar en un bar de Cieza, en Murcia. Allí un restaurante colgó un cartel en el que avisaba que «todo aquel niño que esté sin supervisión paterna/materna, pasará a ser propiedad del bar y será vendido como esclavo».

La fotografía del cartel fue compartida por un usuario de Twitter que acompañó la imagen con un comentario jocoso: «Solo podía pasar en Murcia». El cartel ha despertado las bromas de los tuiteros, que se han tomado muy bien el aviso de este restaurante murciano. No fue tan bien recibido, en cambio, un polémico cartel de un restaurante de Roma que decía que la presencia de niños menores de cinco años no era grata.