Puro Arte, La Fabi, Mariví Palacios y Antonio Alcázar, este jueves en la Corredera

Adentity

Dobuss

Bebrand

Elena Páez. Dentro de los conciertos extraordinarios del Festival de los Patios Cordobeses, mañana jueves, a las 22.00 y en la Plaza de la Corredera (Siete Revueltas, s/n), se desarrollará el espectáculo Puro Arte, en cuya primera parte actuará la cantaora gaditana La Fabi con su grupo, y en la segunda los bailaores Mariví Palacios y Antonio Alcázar y su grupo.

Además, de 18.00 a 21.00, grupos y solistas de la Escuela El Gato, amenizarán musicalmente la espera en las colas de los patios. En concreto, mañana jueves, la macrobanda Al Raso, dirigida por Ángel Molina estará en el puesto 1 (Chaparro, 3); David Sánchez y su música celta, en el puesto 2 (Ocaña, 19); el grupo flamenco Malasiento, que encabeza la guitarrista Rosa Villalón, en el puesto 3 (La Palma, 3); el bluesman Cristóbal Pobas, en el puesto 4 (Maese Luis, 9); el rockero David Blue (voz, guitarra), en el puesto 5 (Martín de Roa, 7); y el cantautor Juanjo Luque, en el puesto 6 (San Basilio, 44).

La Fabi Fabiola Pérez, La Fabi, es una cantaora nacida en Arcos de la Frontera (Cádiz). El arte flamenco está en su sangre. Desde que tuvo uso de razón se pasaba el día cantando y bailando y comenzó a participar en peñas flamencas y festivales a la corta edad de 11 años. La Fabi se desenvuelve a la perfección en los cantes de compás. Ha cantado para grandes figuras del baile, ha trabajado en la compañía de Cristina Hoyos y ha compartido escenario con artistas como Farruquito, Farru, Antonio Canales, El Carpeta, La Faraona, Arcángel o Diego el Morao. También ha participado en la grabación de discos con Enrique el Extremeño, Manuel Parrila y Antonio Rey. La cantaora de Arcos de la Frontera ha pisado casi todos los tablaos de España y ha actuado en festivales tan importantes como el Festival de Berlín, Nimes (Francia), Festival de Jerez, Festival de Arcos, Festival de Málaga, Potaje Gitano de Utrera o el Festival de Badajoz. Además, ha pisado escenario de países de todo el mundo como Colombia, Cuba, China, Argentina, Brasil, México, Holanda, Alemania, Bélgica, Chile, Suiza, Uruguay, India, Rusia y Estados Unidos (en ciudades como Nueva York, Los Ángeles, Detroit o San Francisco). A finales del año 2018, La Fabi presentó su nuevo disco, Fruto y Flores, formado por 10 piezas de puro flamenco.

Mariví Palacios y Antonio Alcázar

“Nacida un viernes 26 de marzo de 1971, Victoria Alcobendas Palacios, Mariví Palacios, comenzó a destacar en las fiestas de su primer colegio, el de San Fernando, el de El Barco. Ingresó en Las Mercedarias pocos cursos después e impartió clases de baile, como actividad extraescolar, durante más de 14 años.

A los 7 había entrado en la antigua academia de Concha Calero y Merengue de la calle Previsión, convirtiéndose en la alumna más disciplinada y en la niña de sus ojos. Aquel camino se alarga aún después de 35 años, en los que ya maestra sigue afirmando: “Concha es mi segunda madre, como mi abuelo fue mi padre; lo que ella dice va a misa para mí”. Los dos grandes del flamenco cordobés, artífices de la forja de genios de la guitarra y del baile, acertaron una vez más al adivinar el talento que la niña destilaba. En el 85, y con sólo 14 años, estaba ya integrada en su cuadro profesional y a los 16 se la llevaron a Brasil en su primera gira internacional.

Comienzan así actuaciones en Francia, España o Japón, en solitario o junto a sus maestros, con quienes compartió el trampolín a la fama y su éxito en el concurso de TVE Nueva Gente, emitido durante cuatro semanas consecutivas. En los primeros años de aprendizaje había conocido a Antonio Alcázar, compañero en la gira del 91 en Tokio con Antonio Montoya, también juntos por Japón en el 92 y en todo tiempo con Rafael y Concha. Animada por sus consejos, se presentó y obtuvo el máximo galardón: el Premio Nacional de Arte Flamenco La Malena de 1992. Mariví, que se considera una bailaora de expresión, bailó aquellos tarantos de luto por el abuelo Manuel, en el que siempre tuvo un referente. Ese mismo año y en el mismo certamen, Antonio Alcázar obtenía igualmente el Premio Nacional masculino Vicente Escudero.

Cuando los maestros se trasladaron a Isabel Losa, con él asumió el Estudio de Baile Antonio y Mariví de la calle Previsión que regentan. Además de sus nombres unieron sus vidas un 22 de junio de 1996 en la parroquia del Espíritu Santo, donde ambos habían recibió el bautismo de manos del mismo párroco, Bartolomé. Años después, acristianó en la Mezquita a su hijo Mario. Los últimos grandes éxitos de esta digna heredera de Concha Calero, fueron la clausura del Carnaval Romano, en la Plaza del Populo de la Ciudad Eterna, con Pasión y Duende del Caballo Andaluz, el espectáculo que reproduce estos días en las Caballerizas Reales, sin dejar las actuaciones que, noche tras noche, comparte en El Cardenal con Rafael Merengue a la guitarra y el mejor flamenco de y para Córdoba como garante”. (Texto de Matilde Cabello) Antonio Alcázar López, más conocido como Antonio Alcázar, nace en Córdoba en el año 1969. Inicia su aprendizaje en la Academia de Danza Concha Calero a los seis años, integrándose en su ballet profesional en 1985, donde trabajaría durante siete años. En 1992 consiguió el máximo galardón al que un bailaor puede aspirar, el Premio Nacional de Arte Flamenco. El espectador que acude a alguno de sus espectáculos reconoce en su elegancia la justicia de este premio. Actúa a diario en el Restaurante Tablao el Cardenal de Córdoba, siempre que sus contratos se lo permiten. Actualmente está dedicado a la enseñanza junto a Victoria Palacios y forman su propio ballet flamenco. Es un ejemplo de dedicación, amor al flamenco y profesionalidad.

Compartir