Córdoba, la ciudad más limpia de Andalucía

Adentity

Dobuss

Bebrand

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha llevado a cabo un estudio sobre los servicios de limpieza municipales de 60 ciudades. Los datos comparados revelan que la limpieza ha empeorado en 39 ciudades. La valoración media que dan los usuarios ha descendido de 55 a 53 puntos.

Oviedo es, una vez más, la ciudad que obtiene la mejor valoración de la limpieza por parte de sus ciudadanos. Le siguen Bilbao, Vigo y Logroño. Por el contrario, las ciudades de Cuenca, Alcalá de Henares, Alicante y Jaén son las que peores resultados obtienen. La mitad de las ciudades del estudio obtienen una valoración por encima de 50, el resto suspende.

Por su parte, Córdoba encabeza a las provincias andaluzas con una satisfacción global de 52 puntos. Cuatro puntos más que la siguente ciudad andaluza, Sevilla. Los cuatro factores que influyen en la limpieza urbana son:

  • CACAS: son el factor más influyente en la percepción de la ciudad como un lugar sucio y su limpieza obtiene por lo general notas muy bajas. Sobre el papel existen multas a veces muy altas (hasta 3.000 euros en ciudades como Ávila, Lérida o Madrid si el dueño del perro es reincidente), pero por lo que se ve, carecen de fuerza disuasoria, incluso allí donde se aplican, como en Huelva, donde se impusieron 600 multas en 2018.
  • PINTADAS: es el segundo elemento más problemático a juicio de los encuestados y va a peor desde hace cuatro años, muy especialmente en A Coruña y Ourense, que se han metido en el grupo de la cola junto a Almería, Cuenca y Jaén. Sin embargo, parece más controlado que hace cuatro años en algunos lugares como Toledo y Castellón.
  • CONTENEDORES: la gente separa el papel, el vidrio, los plásticos, y lleva sus residuos a los contenedores, que se convierten en un foco de suciedad porque no se vacían con la frecuencia debida o porque la gente tiende a depositar otras basuras a su alrededor. Oviedo saca muy buena nota en este aspecto y todo indica que se debe a su peculiar sistema de recogida de residuos, que prima la retirada edificio a edificio frente a la colocación de contenedores en las aceras.
  • PUNTOS NEGROS: preguntados por los puntos negros en la limpieza de su ciudad, los encuestados mencionan algún fenómeno molesto, como las dichosas cacas, el botellón, los mercadillos. O bien alguna zona geográfica. Pero el porcentaje de gente que destaca estos puntos ha bajado del 43 al 32%.

En el estudio, que se realiza cada 4 años, se tienen en cuenta los datos facilitados por los diferentes ayuntamientos (16 de ellos no han facilitado ninguna información) y una encuesta donde han participado 5.260 vecinos. Se valora el tipo de gestión, el presupuesto por habitante, los recursos empleados a partir de la información facilitada por los responsables municipales y se contrasta con la satisfacción que los vecinos tienen con la gestión de la limpieza en su ciudad y con aspectos concretos, como la situación de la limpieza en calles y aceras, el estado de parques y jardines, los excrementos animales, el entorno de los contenedores, la contaminación, y la limpieza en los barrios de la periferia.

Compartir