Adentity

Dobuss

Bebrand

El pasado 6 de abril se detectó una señal sísmica suave pero distintiva, similar a los terremotos detectados en la superficie de la Luna por las misiones Apolo. Es el primer terremoto que parece venir del interior de Marte, a diferencia de temblores producidos por el viento, aunque los científicos aún no están del todo seguros de su causa.

El evento sísmico es demasiado pequeño para proporcionar datos útiles sobre el interior marciano, uno de los principales objetivos de InSight. Tal terremoto ni siquiera se habría registrado en la Tierra, pero la superficie marciana está casi muerta, lo que permite que los sensores altamente sensibles del sismómetro detecten este débil ruido, según un comunicado del CNES.

Varias características del evento se ajustan al perfil de los terremotos de luna. Los astronautas de la NASA midieron miles de terremotos mientras exploraban la Luna entre 1969 y 1972, revelando que aún estaba geológicamente activo. Diferentes materiales pueden cambiar la velocidad de las ondas sísmicas o reflejarlas, lo que permite a los científicos aprender sobre el interior de la Luna y el tamaño de su núcleo.

Estas investigaciones permitieron comprender mejor el impacto entre la Tierra y la proto-Luna, y cómo la Luna se formó posteriormente a partir del disco de escombros. Con el sismómetro SEIS, los científicos podrán recopilar datos similares sobre Marte y obtener información más profunda sobre la formación de planetas rocosos.