Una mujer adopta a un perro callejero con dos bocas, una de ellas en la oreja

Adentity

Dobuss

Bebrand

Toad tiene una segunda boca dónde debería tener su oreja y sus fotografías no pueden ser más impactantes. “Solo porque un animal no se ve perfecto, aún puede ser una mascota perfecta y una parte perfecta de la familia”, dice Heather Hernández, dueña de Mutt Misfits en la ciudad de Oklahoma.

Los refugios sin fines de lucro reciben a muchos perros y gatos callejeros que de otra manera serían sacrificados debido a defectos de nacimiento, lesiones e imperfecciones. Toad, una pitbull de raza mixta de 5 años, fue llevada a Mutt Misfits y cuando Heather la conoció, fue un amor a primera vista. “Suena como algo de una película de ciencia ficción”, dijo Heather.

Al principio, el veterinario pensó que Toad tenía orejas adicionales. Una vez que el perro fue sedado para su cirugía de esterilización fue cuando descubrieron que tiene una segunda boca que crece en el lado de su cabeza donde debería estar la otra.

Esta boca extra tiene un conjunto de dientes e incluso saliva en los labios. Los dientes que conservó parecen estar pegados al cráneo. “Ciertamente no podemos descartar que la boca de su oreja pueda causarle problemas en el futuro, pero nos lo tomamos con calma”, explicó Heather. La segunda boca no causa mucho dolor, pero hizo que Toad tuviera el rostro desalineado y una pequeña discapacidad auditiva y visual.

 

Compartir