“Los amó hasta el extremo”, reflexión del sacerdote Gaspar Bustos este Jueves Santo

Adentity

Dobuss

Bebrand

Elena Páez. Reproducimos la reflexión para el Jueves Santo del sacerdote de la Diócesis de Córdoba, Gaspar Bustos:

“La Liturgia de la Iglesia Católica se ha ido haciendo en la experiencia orante del Pueblo de Dios, la Iglesia, desde la Sagrada Escritura y la Tradición. La llamada Semana Mayor tiene sus elementos pascuales como marco y experiencia acumulada de siglos. La fe del Pueblo lo ha puesto de manifiesto constantemente. El Jueves Santo ha sido una de las celebraciones más vivas y queridas a lo largo de la historia y la experiencia viva de la fe. La centralidad está en el misterio eucarístico.

El evangelista San Juan nos dice que Jesús “habiendo amado a los suyos que estaban con Él, los amó hasta el extremo”. Un amor tremendo, loco, exagerado, si queréis: quedarse presente en el Pan y el Vino consagrados. Pero resulta tan grande el Misterio que, poco a poco, se irá forjando el día para su celebración.

El lavatorio de los pies, como preámbulo, nos invita a la limpieza de alma y al servicio de la caridad. El Sacerdocio como forma divina de darse y de quedarse entre nosotros. Surge, a la vez la Comunión y la Adoración Eucarística. El amor es activo y se construyen altares monumentales para vivir este gran misterio del “Amor de los amores”.

La Adoración se prolonga hasta, casi, el Calvario. El pueblo, al menos en otros tiempos, se lanza a la calle con sus mejores galas y las Iglesias se llenan de fieles que adoran y agradecen el Don recibido. Se trata de uno de los días más grandes y solemnes.

Se nos queda chico y se añade el día del Corpus para saciarnos de su Presencia de Amor. ¡Acudamos a la Celebración de la Misa! Adoremos, después, con fe y amor a Jesús, calladito en la Eucaristía, en el Monumento y preguntémosle qué quiere de nosotros, para adorarlo y seguirlo de verdad.

Él nos conducirá a vestir al desnudo, a dar de comer al hambriento, a consolar al triste, ayudar al necesitado y perdonar, ¡siempre perdonar!, al enemigo.”

Compartir