Juego de Tronos: Así ha sido el estreno de la octava temporada

Adentity

Dobuss

Bebrand

Juego de tronos estreno la pasada madruga su octava temporada. Los directores de la popular serie siempre han usado el primer capítulo para situar al espectador. Esta vez, además, se han producido los reencuentros y conversaciones necesarias para poner en marcha el final de la serie más seguida de toda la historia.

Antes de continuar leyendo, el lector debe saber que en esta noticia habrá spoilers de Winter is here (El invierno está aquí) , el primer episodio de la octava temporada de Juego de tronos, que ha desembarcado en Movistar y en HBO esta pasada madrugada.

En el mismo episodio podemos encontrar en Invernalia a Daenerys, Tyrion, Jon, Misandei, Gusano Gris, el Perro, Gendry, Arya, Sansa, Bran, Sam, Ser Davos y Jorah Mormont. Situación que muchos seguidores de la saga deseaban. Además Benioff y Weiss, los directores del capítulo, nos regalan una escena con Daenerys y Jon montando los dos dragones por separado. Sublime.

La armada de Daenerys Targaryen llega a Invernalia bajo las miradas de los habitantes del Norte, miradas de pocos amigos. Sansa, por su parte, demuestra no estar encantada con la presencia de Daenerys. Cuando Daenerys, Jon, Sansa y Tyrion se encuentran con los señores del Norte, es precisamente Lyanna Mormont quien pone las cartas sobre la mesa.

Arya, por otra parte, también tiene su ración de encuentros: primero con Jon, después con el Perro y Gendry. Con el bastardo oficial de los Siete Reinos es interesante ver el amor en la mirada de Arya, que adoraba a Jon, y también la madurez y los cambios en las dinámicas fraternales. Cuando se encuentra con Gendry y el Perro, nos encontramos con dos maravillas. Primero, Arya nos deja un barco en el que subirnos: el de ella y Gendry, a quien le pone ojitos al mismo tiempo que le pide que le fabrique una arma. Con Sandor Clegane, lo mejor es la definición de él al recordar que le dejó muriendo tras su enfrentamiento con Brienne De Tarth, según afirman desde La Vanguardia.

Otro gran momento fue cuando Jon conocía por fin la verdad sobre quien era. Jon Snow, es hijo de Lyanna Stark y Rhaegar Targaryen, nacido en matrimonio, y por lo tanto heredero del Trono de Hierro.

Los caminantes blancos y su rey están desaparecidos. Las cámaras del episodio no se centran en ellos de forma directa en ninguna escena. Y, como Juego de tronos es una serie que se divierte con los matices, nos deja con una de las escenas más tranquilas y en principio anodinas del episodio: Jaime Lannister llegando a Invernalia. No tiene precio ese momento en el que ve a Bran Stark en el patio, el niño al que tiró por la ventana en el episodio piloto. Otro gran reencuentro.

Ya solo podemos esperar una semana más para ver el segundo capítulo de la octava temporada que nos acercará aún más al desenlace de la serie americana.

Compartir