Una madre da las gracias en una carta al Hospital de Málaga por el trato recibido

Adentity

Dobuss

Bebrand

Los momentos de fragilidad y debilidad que provocan la enfermedad y el paso por un centro de asistencia sanitaria hacen que los gestos de empatía y gratitud se manifiesten de manera especial. Así ocurre con muchos pacientes que ven en quienes poner solución a su patología una suerte de ángel de la guarda a quien se sienten tremendamente agradecidos. Este es el caso de una paciente que ha querido compartir la cuenta oficial de Twitter del Hospital Regional de Málaga. 

En un mensaje ha escrito que “hemos recibido una carta manuscrita que nos relata una historia de superación y que gracias al tesón de nuestros profesionales ha tenido final feliz. Hoy compartimos algunos de esos fragmentos con orgullo y emoción”, escriben adjuntando imágenes de la carta.

En ella puede leerse un “gracias doctora Emilia Villegas por el trato dado, por la confianza y seguridad que me dio y porque soy consciente de que puede ser un triunfo ayudar a muchas chicas, o puede no funcionar y toca seguir luchando, pero con doctoras como usted, la sanidad andaluza, y sobre todo el Hospital Materno Infantil, que suerte tenemos de tener a una doctora que se interesa por las ‘nuevas enfermedades’, que nos hacen ‘raros’ desde el minuto uno”, escribe esta paciente.

Según su mensaje, es una suerte “encontrarse a médicos que escuchan y que intentan dejarse la piel”, motivo por el que “jamás estaré lo suficientemente agradecida. De corazón, le deseo lo mejor”, refiere a la doctora.

Pero su agradecimiento no termina en ella, y continúa dando “gracias a todo el equipo de Anestesia, me quedo siempre con lo bueno y me reitero; si funciona la operación ver a mi hija crecer sin miedo a que vuelva a ingresar no está pagado, y si no, gracias a este maravilloso equipo, que ha resuelto un enigma que nadie se atrevía a tocar por miedo a las alergias y a mis convulsiones”, señala también admirando el “gran esfuerzo”.

Por último, esta paciente quiere dirigirse a los “superiores del hospital”para decirles que “tenéis aquí héroes trabajando, confiad en ellos, y en mi caso, si todo funciona, ojalá aunque sea un caso extraño, se publique y pueda servirle a alguna paciente más. Con eso, todos estos años, merecerían la pena”, concluye firmando con un “gracias”.

Compartir