Muere Pablo Cano, el bombero español que salvó la vida de cientos de refugiados en Lesbos

Adentity

Dobuss

Bebrand

El bombero español Pablo Cano, conocido por salvar la vida a cientos de refugiados en Lesbos, murió el pasado sábado a los 34 años a causa de una enfermedad “devastadora”, según han publicado en redes sociales sus compañeros de G-Fire Bomberos CyL.

Formaba parte de la ONG G-FireBomberos. Con ella, participó en misiones para detectar pateras y barcos que llegaban cargados de personas a las costas de media Europa y que huían de la guerra. Muchos, procedentes de Siria y de países en conflictos. Por eso, él, aprovechando la coyuntura, siempre voluntarioso, se ofreció para ir a la isla griega para ayudar en lo que fuera posible. Allí, se comportó de manera ejemplar, siendo uno de los más queridos en aquella expedición humanitaria y pro-derechos humanos.

Junto a tres compañeros, a tres amigos, tres voluntarios con un corazón como el suyo, viajó a Lesbos el lunes 29 de febrero de 2016 y regresó el 18 de marzo. Lo hizo junto a Eduardo García, Santiago Serrano y Alfonso Mata (bomberos de los parques de Medina del Campo y de Medina de Rioseco).

“Adiós Pablo, la vida puede ser injusta de muchas maneras, tú hiciste lo posible por que esa injusticia no fuera tan severa con aquellas personas que lo necesitaron, y ahora se metió en tu vida de la forma más terrible. Nunca te olvidaremos, tus compañeros siempre te recordarán con cariño y respeto, y serás un ejemplo a seguir. Descansa en paz y orgulloso de haber sido la gran persona que fuiste”, ha escrito G-Fire Bomberos CyL, asociación sin ánimo de lucro de ayuda, intervención y rescate.

Compartir