Muere el hombre que le donó médula a un joven desconocido de 14 años

Adentity

Dobuss

Bebrand

“Si solo es un poquito de dolor por poquito tiempo que le puede dar a alguien años de felicidad, todo esto vale la pena”, dijo Derrick Nelson, director de la secundaria Westfield en Nueva Jersey, en declaraciones al diario de la escuela cuando explicó por qué había decidido donar médula ósea a un niño de 14 años en Francia.

De acuerdo con el periódico escolar, Nelson recibió en octubre del año pasado una llamada de un programa nacional de donación de médula ósea llamado Be the Match en la que le dijeron que su sangre era compatible con un menor que necesitaba de su ayuda. Era un acto desinteresado de generosidad, que para él representaba un bajo riesgo y en cambio podría salvar la vida a alguien, aunque ese alguien fuera un desconocido.

Las complicaciones durante un trasplante de médula ósea suelen ser muy escasas, tanto es así que los donantes regresan a casa el mismo día de la cirugía y pueden retomar sus actividades normales en una semana. Sin embargo, no fue el caso de Nelson, quien entró en coma durante el procedimiento en febrero y falleció el domingo pasado. Familiares le dijeron a medios locales que el hombre de 44 años se sometió a la operación en el Centro Médico Universitario Hackensack y tras la intervención ya no podía hablar ni moverse.

“Sus ojos estaban abiertos y él sabía quiénes éramos. Pero no se podía mover. Nunca volvió a hablar”, contó su padre, Willie Nelson. “Estábamos esperando que saliera del coma, pero no lo logró”. La madre asegura que su hijo sufrió un ataque cardíaco durante el procedimiento y que los médicos no han explicado por qué.

Compartir