Un plan intervendrá en las zonas desfavorecidas de Puente Genil para su inclusión social

Adentity

Dobuss

Bebrand

Elena Páez. Puente Genil ha elaborado un Plan Local de Intervención en Zonas Desfavorecidas destinado a las familias residentes en las barriadas Poeta Juan Rejano y Francisco de Quevedo y en calle Bailén, plan compuesto por cuatro ejes de intervención para la consecución de unos objetivos operativos a través de la ejecución de medidas o actuaciones que afectarán a unas 3.000 personas, una iniciativa que era presentada en la mañana de hoy por parte del alcalde, Esteban Morales, y de la concejala de Servicios Sociales, Pepa Ramos, al que asistieron representantes de los distintos ejes de intervención, del que forman parte colectivos sociales, profesorado y personal sanitario, y residentes de la barriada Juan Rejano.

Según se puso de manifiesto en el encuentro, la Estrategia Regional Andaluza para la Cohesión e Inclusión Social (ERACIS) propone un conjunto de elementos de innovación social con la finalidad de lograr la mayor eficacia y eficiencia de los recursos extraordinarios disponibles tanto de los diferentes servicios de la Administración Local como del tercer sector o la sociedad civil, plan que cuenta con subvención para su desarrollo, que abarcará hasta agosto de 2022, de 1.053.500,99 € y conllevará la contratación de un total de 8 profesionales, de los que 3 (trabajador/as sociales) ya están en activo.

La concejala de Servicios Sociales, Pepa Ramos, señaló que el plan recoge “la forma de trabajar desde los Servicios Sociales y una manera innovadora de intervenir con las familias desfavorecidas, englobando todo el trabajo de intervención en las barriadas de Puente Genil con el objetivo de lograr la inclusión socio laboral”, un plan que contempla unas líneas marcadas por la estrategia regional andaluza de inclusión y cohesión social, y que comprende “el desarrollo económico y comunitario sostenible, políticas públicas para el bienestar y la cohesión social, mejora del hábitat y la convivencia y trabajo en red en innovación en la intervención social comunitaria”.

Para Pepa Ramos el plan contempla una coordinación muy específica entre asociaciones, vecinos, y recursos públicos y la obligación de que los usuarios de los Servicios Sociales se comprometan a cumplir los itinerarios de formación para poder recibir un apoyo económico a través de la renta mínima o cualquier otro tipo de ayuda que se planteen.

Por su parte, el alcalde, Esteban Morales, apuntó que la aprobación del plan “permitirá dar las herramientas necesarias que hagan que las personas que viven en estas barriadas puedan tener acceso a un trabajo que les permitan vivir dignamente y ser autónomos desde el punto de vista económico, tener una vivienda adecuada y a sus hijos escolarizados, en definitiva estar integrados en la comunidad para salir de la situación de vulnerabilidad que presentan muchos de ellos”, apuntando que todo esto se hace de manera conjunta con los colectivos de las barriadas, de las asociaciones que trabajan en este ámbito como AVAS, Cruz Roja, el Centro de Salud, los centros escolares o el propio Ayuntamiento.

Compartir