La Policía Nacional en Andalucía Occidental se forma con un curso en la aplicación informática VeriPol para detectar denuncias falsas

Adentity

Dobuss

Bebrand

Elena Páez. La Policía Nacional imparte un curso de formación en VeriPol, una aplicación informática que detecta las denuncias falsas interpuestas en casos de robos con violencia e intimidación o tirones, y que se puso en funcionamiento el pasado mes de octubre en todas las jefaturas de España. El policía Nicolás Romera es el encargado de impartir la formación a los agentes que utilizan esta herramienta, la primera de este tipo en el mundo que demuestra tener una precisión superior al 90%, y mejora el 75% de fiabilidad que tienen los policías con más experiencia en este campo.

Los agentes de esta demarcación policial, han recibido una formación de 18 horas para aprender a manejar la aplicación informática y a realizar las preguntas pertinentes a los sospechosos que tratan de interponer denuncias falsas.

Veripol se aplica en casos de robos con violencia o intimidación o tirones, se trata de la primera herramienta de este tipo y los expertos empíricos demuestran que mejora en un 80% los índices de este tipo de delitos.

Doble objetivo de VeriPol

El encargado de impartir el curso, es uno de los creadores del sistema, así como experto en grafología, pericia caligráfica, inteligencia emocional y comunicación no verbal. Explica que la creación de una aplicación como VERIPOL tiene “dos objetivos claros: por un lado desanimar al ciudadano a presentar denuncias falsas y por lo tanto, prevenir la comisión de delitos; y por otro, evitar el uso innecesario de los recursos policiales en la persecución de este tipo de delitos, optimizando de forma más eficaz el esfuerzo y el tiempo en otras tareas.

Presentar una denuncia falsa tiene consecuencias tanto para el individuo como para el sistema policial. De hecho, se considera un delito penal y da lugar a multas sustanciales. Además, las simulaciones de delito suelen acompañar otras infracciones, como las estafas. Para la sociedad, una denuncia falsa conlleva la pérdida de recursos policiales y la contaminación de sus bases de datos. Este tipo de delito es bastante común y generalmente perpetrado por ciudadanos que no tienen antecedentes penales.

Precisión superior al 90%

El programa procesa el texto, extrayendo características útiles para su clasificación utilizando técnicas de procesamiento del lenguaje natural. Estas características se pasan a un modelo matemático que estima la probabilidad de falsedad de la denuncia. Experimentos empíricos muestran que el programa tiene una precisión superior al 90%. Un porcentaje que indicaría la probabilidad de que la denuncia sea falsa, y que motivaría la investigación posterior del presunto delito cometido.

Además, VeriPol extrapola e identifica patrones de comportamiento a partir de los datos, permitiendo entender cuáles son las características que más diferencian las denuncias falsas de las verdaderas. Es la primera herramienta de este tipo a nivel mundial y representa una verdadera novedad tanto a nivel policial como a nivel académico. De hecho, la investigación en detección de mentiras sobre texto está dando sus primeros pasos y VeriPol es el primer modelo que se ha estimado y validado sobre documentos reales y no sobre textos ficticios o redactados específicamente para la investigación.

El objetivo de este método es el desarrollo de estrategias efectivas de prevención del delito y el aumento de la efectividad de las investigaciones. Se podría definir como un método creado para predecir la veracidad de las declaraciones de las víctimas de delitos graves.

Probado en más de 1.000 denuncias interpuestas en toda España

VeriPol pasó una primera prueba de funcionamiento utilizando una base compuesta por 1.122 denuncias por robo con violencia e intimidación y robo con hurto presentadas en España en 2015. La base incluía 534 denuncias verdaderas y 588 falsas que solamente incluían la declaración del reclamante, sin más información. Para ello, un agente con amplia experiencia en interrogatorios, detección de mentiras e investigación participó en el proceso de revisión y clasificación de todas las denuncias.

El funcionario trabajó en este proceso durante un período de dos años y las denuncias se le presentaron en un orden aleatorio en el que se alternaban las verdaderas con las falsas. Como resultado, la muestra resultó equilibrada.

A partir del análisis de las características y coeficientes de VeriPol, es posible sacar conclusiones sobre la veracidad de lo manifestado en una denuncia. De hecho, el modelo es capaz de discernir diferencias significativas en la narración de denuncias verdaderas y falsas que conducen a la mejor separación entre estas dos clases. De este análisis se puede concluir que las denuncias verdaderas y falsas difieren principalmente en tres aspectos principales: modus operandi de la agresión, morfosintaxis de la denuncia y cantidad de detalles.

Compartir