La joven activista de 16 años Greta Thunberg, nominada al Nobel de la Paz

Adentity

Dobuss

Bebrand

Apenas tiene 16 años, pero Greta Thunberg ha conseguido inspirar todo un movimiento internacional contra el cambio climático que ya ha llegado a España. Miles de jóvenes como ella de más cien países se han sumado ya a su causa, con una protesta conocida como ‘Fridays For Future’ (“viernes por el futuro”) por la que exigen medidas que frenen el calentamiento global. Aunque ella asegura que no pretende convertirse en icono, la activista sueca es ya uno de los rostros más visibles del movimiento ecologista.

Desde agosto del año pasado, cada viernes Thunberg se planta frente al Parlamento sueco con una pancarta con el lema: “Huelga estudiantil por el clima”. Desde entonces se han sumado a las protestas para pedir acción contra el cambio climático más de 1.600 ciudades alrededor del mundo.

“Creía que esto iba a durar tres semanas, nadie confiaba en que pudiese hacerlo. Pero lo hice. Y después de eso no quedé satisfecha, así que empecé #FridaysForFuture, un movimiento que he visto crecer lentamente día a día”, afirma Thunberg a la agencia de noticias alemana DPA.

Su iniciativa la ha catapultado a la fama y ha inspirado muchos jóvenes, que se han unido para presionar a los políticos para que tomen medidas destinadas a limitar el aumento de la temperatura global a 1,5 grados (con los niveles preindustriales como referencia), el reto marcado en el acuerdo climático de París. Un grupo de diputados socialistas noruegos incluso ha apostado por ella para nominarla al premio Nobel de la Paz.

Pese a su corta edad, Thunberg ha dado discursos ante los líderes mundiales en el foro económico de Davos y en la conferencia climática de la ONU en Katowice, donde no tuvo reparo en dedicarles frases tan duras e implacables como “ustedes no son lo suficientemente maduros como para contar las cosas como son. Incluso esa carga la dejan para sus hijos”. “Dicen que aman a sus hijos por encima de todo, pero les están robando su futuro ante sus propios ojos”, espetó la activista a los políticos allí presentes durante su intervención en la cumbre de Polonia.

Compartir