Desarticulado el mayor laboratorio de producción de 'speed' en España

Adentity

Dobuss

Bebrand

La Guardia Civil, la Agencia Tributaria y la Policía Nacional de Navarra han desmantelado un grupo criminal que disponía del mayor laboratorio de procesado de ‘speed’ detectado en España. En la operación se han detenido a un total de 14 personas en Navarra, Vitoria, La Rioja y Madrid.

El laboratorio se localizaba en una pequeña localidad navarra, en una casa semiderruida, y contaba con el instrumental suficiente para llevar a cabo el procesado de las sustancias precursoras, obtenidas en Holanda, y obtener la droga.

En la operación, denominada ‘Piparrak-Príncipe’ se han incautado dos kilos de cocaína; más de 22 kilos de anfetamina, base para producir ‘speed’; y se han localizado dos plantaciones de marihuana. Los investigados podrían haber llegado a producir entre 150 y 200 kilos de speed, droga que podrían rondar los 5 millones de euros en el mercado negro.

Todos los detalles de la operación han sido dados a conocer este jueves en una rueda de prensa en la que han participado el delegado del Gobierno en Navarra, José Luis Arasti; el jefe de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Navarra, Carlos Redondo; el inspector jefe de Policía Judicial de la Policía Nacional en Navarra, David González; y Roberto Pérez, delegado especial de la Agencia Tributaria.

Carlos Redondo, jefe de Policía Judicial de la Guardia Civil y encargado de la investigación, ha puesto en valor la “importancia” de esta operación “no sólo por la colaboración entre todas las instituciones, sino por haber sido la primera operación capaz de desarticular un laboratorio de estas características”.

En concreto, las investigaciones se iniciaron al tenerse conocimiento de la existencia de dos personas, residentes en Navarra y La Rioja y vinculadas entre sí, que obtenían sustancias precursoras del ‘speed’ en Holanda y procedían a su traslado a Navarra para su posterior transformación en sulfato de anfetamina, más conocido como ‘speed’.

Las pesquisas realizadas permitieron comprobar cómo estas personas conformaban un grupo criminal en el que cada uno de los miembros contaba con unas funciones específicas (obtención de materias primas, distribución, dirección o logística). Del mismo modo, el grupo contaba con ramificaciones en Madrid, que era origen de la cocaína, y Vitoria, donde contaba con una red de distribución, que estaba siendo investigada por la Ertzaintza.

Sobre el laboratorio, ha detallado que estaba localizado en un pequeña localidad navarra, en una casa semiderruida que “no daba impresión de que pudiera contener un espacio de estas características y era custodiado por dos de los detenidos”. Las sustancias no se guardaban en el mismo sitio que los útiles para el procesado, evitando de esta manera que en una actuación policial se intervinieran todos los elementos.

Según ha indicado el investigador de la Guardia Civil, el laboratorio “no era tan sofisticado como puede llegar a entenderse un laboratorio de esta características”, sino que “requiere más conocimientos que instrumental”. Así, “aun siendo una casa semiderruida contaban con el espacio suficiente como para proceder a mezclar los elementos químicos que ya tenían, proceder a su secado, envasado y posteriormente a su distribución.

Compartir