La Junta de Andalucía permitirá a los profesionales sanitarios jubilarse a los 70 años
Sanitarios.

Adentity

Dobuss

Bebrand

Los profesionales de la sanidad pública andaluza podrán jubilarse de forma voluntaria a los 70 años en lugar de a los 65 como sucede ahora. La Consejería de Salud y Familias de la Junta trabaja en la línea de permitir a estos trabajadores una jubilación flexible que les permita prolongar su vida laboral en cinco años, sobre todo en zonas de difícil cobertura –aquellos destinos poco atractivos laboralmente en los que cuesta cubrir todas las plazas necesarias para garantizar la asistencia a los pacientes–, según anunció ayer el consejero del ramo, Jesús Aguirre, en la rueda de prensa tras la reunión semanal del Consejo de Gobierno.

Hasta ahora, la Junta ha estado permitiendo a los médicos que así lo solicitaban continuar en activo hasta los 67 años, fundamentalmente por la carencia de facultativos en distintas especialidades. Aquellos, profesionales de la medicina que trabajan también para las universidades como profesores titulares o catedráticos pueden seguir ejerciendo hasta los 70 años porque se acogen a la norma de jubilación universitaria.

La intención de la consejería es que las contrataciones laborales lleguen como mínimo al año de duración, en cuanto el SAS concluya el estudio que tiene en marcha de su plantilla actual. Así, los 5.766 profesionales del SAS que tienen actualmente contratos más precarios pasarán a estar contratados por un periodo mínimo de seis meses en cuanto llegue el momento de su renovación. Estos trabajadores pertenecen a todas las categorías profesionales (médicos de atención primaria, pediatras, especialistas, enfermeros, auxiliares o personal de mantenimiento) y en un 75% son mujeres –4.330 de 5.766–.

Con estas medidas, la Consejería de Salud y Familias busca combatir una situación de precariedad laboral.

Compartir