Un estudiante de 17 años cuestiona el sistema educativo español en un vídeo que no deja indiferente

Adentity

Dobuss

Bebrand

Elena Páez. El estudiante Álvaro Sánchez tiene 17 años, es de Zaragoza, y su vídeo, que circula estos días entre entre estudiantes y profesores de toda España, ha suscitado muchos comentarios y debate.

Alvaro se ha convertido en referente para los críticos del modelo de educación vigente, ya que en el vídeo critica con fervor la situación actual del sistema educativo español. Se rebela contra una enseñanza «obsoleta», que debería estar «orientada al futuro», pero que es la misma de «hace 200 años».

El joven comenzó su explicación haciéndole preguntas a sus compañeros, preguntas como: «¿Cuántos de vosotros vais a tener que cocinar el día de mañana?, ¿cuántos de vosotros vais a tener sexo el día de mañana?, ¿cuántos vais a tener que llevar la economía familiar?». Él cierra la reflexión: «Estas cosas parecerán unas tontadas, pero nos las tienen que enseñar también».

Aunque apenas tenga 17 años su fama ha crecido a golpe de clic de Youtube y mensaje reenviado por Whatsapp. Su fama se debe al vídeo ‘Adolescente desmonta el sistema educativo actual’, que se ha convertido en referente para aquellos críticos con el modelo de enseñanza existente.

Youtube: Sergio Begueria

La principal idea que el estudiante sostiene en el vídeo es que el sistema educativo se ha desligado de los objetivos para los que fue concebido.

Sánchez defiende que el sistema sigue «enfocado al pasado». Además, desgrana que al sistema le falta: «creatividad, liderazgo, capacidad de trabajar en equipo».. Álvaro cree que ese aprendizaje brilla por su ausencia. «¿Por qué derivadas, por qué sintaxis? ¿Por qué no danza o arte o cualquier otra cosa?». En su opinión, las materias vienen del pasado y se han ido heredando hasta la fecha.

Uno de los momentos más importante del vídeo es aquel en el que arremete contra un sistema basado en retener información. Lo demuestra preguntándole a una compañera que defina el sistema nervioso periférico, y a otro compañero que lo busque en el móvil, dando en segundos la respuesta exacta: «Retener información es inútil», todo el conocimiento del mundo está en Internet a «un clic».

Álvaro decidió hacer ese discurso sobre educación porque, asegura, es algo que llevaba pensando mucho tiempo: «No es fruto de un momento de inspiración, lo había meditado; cada vez que me siento a estudiar pienso que algo está mal y te planteas las cosas».

Pero al menos, Álvaro también aporta soluciones: una de ellas pasa por arrebatar el control de la educación a los políticos. «Cada cuatro años cambian las reglas del juego, cada cuatro años hay Gobierno nuevo y cambia todo». En su opinión los cambios educativos deberían llegar «cuando la sociedad evoluciona», no «cuando lo diga un partido político». Para ello, «como primera medida», crearía un organismo formado por profesores «que saben cuál es el ambiente en las aulas» y lo complementaría con profesionales y especialistas que sepan qué es lo que se requiere para alcanzar los puestos de trabajo del futuro.

Compartir