El milagro de George, un bebé prematuro que nació con el tamaño de una aguja

Adentity

Dobuss

Bebrand

El bebé prematuro que nacido con un peso de solo 595 gramos ha sido ese ‘uno de un millón’ de estos casos que terminan de forma feliz. Hanna Rose, de 25 años, de Nottinghamshire (Reino Unido) dio a luz al bebé George tres meses antes de tiempo, en julio del año pasado.

El pequeño precisó de máquinas artificiales para vivir solo seis minutos después de haber nacido y más tarde tuvo que acudir en numerosas ocasiones al hospital al contraer enfermedades potencialmente mortales.

En cinco ocasiones distintas, los doctores le dijeron a Hanna y a su compañero Daniel Bownes, de 27 años, que el bebé, George, moriría. “Cuando nació necesitó inmediatamente de una cirugía. Ni pudimos tocarlo porque nació con piel trasparente”, explica su madre Hanna Rose, de 25 años, en declaraciones al diario ‘Daily Star’.

Sufrió varias complicaciones, contrajo meningitis y sepsis, los médicos dijeron a sus padres que moriría en cinco ocasiones diferentes. Sin embargo, tras su última intervención, George comenzó a mejorar. Su presión sanguínea aumentó y los doctores le dieron el alta.

Ahora vive en su casa con sus padres, nueve meses después de un parto prematuro y múltiples complicaciones. Todavía necesita de un depósito de oxígeno para respirar y visita regularmente el hospital, pero su peso ha aumentado hasta alcanzar los 3,28 kilogramos.

Compartir