Una familia de Chicago deja notas en casas ofreciendo ayuda y amistad durante la ola de frío polar

Adentity

Dobuss

Bebrand

CBN. Vecinos de barrios de Chicago encontraron “un calor inesperado” al ver unas notas manuscritas en la puerta de sus viviendas esta pasada semana en plena ola polar de 14 grados bajo cero.

Las notas manuscritas indicaban: “Mi familia y yo estamos a vuestra disposición si necesitáis ayuda para conseguir comida, medicamentos o quitar nieve”.

Las notas procedían de Sabeel Ahmed, su esposa Asma Naheed y sus tres hijos. La familia fue de puerta en puerta, dejando esas notas en 40 casas de vecinos. Ahmed no buscaba nada a cambio.

“Necesitamos cuidar a nuestros vecinos. Esa fue la principal motivación de hacerlo”, indicó Ahmed a CNN.

Ahmed es director de GainPeace, una organización de alcance islámico. Dijo que espera que las acciones de su familia resalten un aspecto importante de la fe musulmana: cuidar a los vecinos. “A pesar de las diferencias raciales y religiosas, al final del día, tenemos que encontrarnos”.

“Especialmente cuando tenemos este clima aterrador”, agregó el vecino Alexander Slagg, quien le envió un correo electrónico a Ahmed para agradecerle la difusión de la bondad. “Todas las diferencias no importan. Lo que hizo fue increíble”.

Hasta ahora nadie ha aceptado la oferta de Ahmed.

“Enseñar a nuestros hijos”, dijo Ahmed, es otra razón para ofrecer ayuda. “No se trata de mí. Se trata de la humanidad. Se trata del mundo”.

Todas las notas incluían invitaciones abiertas a sus vecinos: “Le invitamos a visitar nuestra casa para tomar té caliente y samosa”.

La hija de Ahmed preparó un video de YouTube para ayudar a difundir el mensaje de la familia más allá de las cartas escritas a mano.

“Es una obligación nuestra como seres humanos, como vecinos,  como musulmanes, no solo asegurarnos de que estemos a salvo, sino que nuestros vecinos también permanezcan seguros y protegidos”, dice Ahmed en el vídeo.

Ahmed desafía a otros a hacer lo mismo. “Espero que el hielo se rompa y que se realicen más conexiones (…) y que los vecinos continúen, como un efecto de onda”.

Compartir