Una amplia movilización contra las cesiones al independentismo catalán reunirá a numerosas personas este domingo en Madrid

Adentity

Dobuss

Bebrand

CBN. Una amplia mayoría de partidos políticos situados desde el centro izquierda a la derecha han confirmado su participación en la convocatoria de una concentración a celebrar en la Plaza de Colón de Madrid.

El detonante ha sido la aceptación del Ejecutivo de que en la próxima reunión entre miembros del Gobierno de la nación con miembros de la Generalitat de Cataluña, se haya aceptado la figura de un relator que teóricamente tomaría notas, y podría de forma extraordinaria “dar fe” de lo que se habla.

Esta figura, que al principio se caiificó como mediador, y que ha quedado reducida al término “relator”, ha generado una gran indignación en los responsables de Ciudadanos, Albert Rivera, y del Partido Popular, Pablo Casado, que lo han considerado “alta traición contra España”.

En este sentido, desde el primer momento, Ciudadanos, PP y Vox han pactado una movilización con el lema “Por una España unida, elecciones ya” y queda por concretar si se leerá un manifiesto y quienes serán protagonistas, aunque es probable que suban a la tribuna los dirigentes de los tres partidos.

Ha existido consenso en la necesidad de que “no haya logos de los partidos” y que “todos estemos detrás de la bandera de España”

Por otro lado,  Pablo Casado ha informado que podría plantearse presentar una moción de censura ante lo que considera gravísima cesión de Pedro Sánchez en un “acto de felonía”, si bien considera que la movilización del domingo será propiamente una moción de censura de personas libres e iguales.

En cambio, Albert Rivera, de Ciudadanos, se ha desmarcado de la posibilidad de moción de censura.

Vox y el PP han adelantado que van a estudiar “qué posibles delitos de prevaricación ya se pudieran estar cometiendo” en el marco de la negociación entre el Ejecutivo central y el catalán.

También se han manifestado en contra de la posición de Pedro Sánchez algunos barones del PSOE y  significativos presidentes autonómicos como Emiliano García Page, Javier Lambán y Guillermo Fernández Vara.

Y por último el vicepresidente del Gobierno de la nación, Alfonso Guerra, ha sido quizá quien ha asumido un lenguaje más contundente dentro de su partido contra las decisiones adoptadas por el Ejecutivo Central, emitiendo duros calificativos contra la posición de la dirección de su partido en el asunto de Cataluña, como  “los que han negociado tamaño desatino de nombrar a un relator, ¿con qué país equiparan a España? ¿Con Yemen del Sur, con Burkina Faso?”

“Si solo se trata de tomar notas, que lo haga “un funcionario, una secretaria o una grabadora”, ha señalado. o “¿Nadie ahí es capaz de comprender que están calcinando la democracia al atender los requerimientos de un grupo de salteadores de la nación?”

 

 

Compartir