Tabaco.

Adentity

Dobuss

Bebrand

El estado de Hawái (EE UU) contempla prohibir la venta de cigarrillos de tabaco a toda persona menor de 100 años, un tope de edad al que se llegaría después de incrementar la edad mínima para poder compararlos de forma paulatina. Bajo esta medida, se exigiría tener 30 años a los compradores de cigarrillos en 2020, luego la edad mínima subiría a 40 en 2021, 50 en 2022, 60 en 2023 y finalmente 100 en 2024, informaron varios medios de comunicación locales.

La congresista estatal Cynthia Thielen (republicana), una de las impulsoras de este proyecto legislativo, aseguró este martes al diario The Washington Post que es consciente de que la medida «tendrá un recorrido difícil» pero es «un primer paso firme que hay que tomar». Todo por «mantener a los habitantes del Estado Aloha sanos y salvos», justificó la representante.

El proyecto es de carácter bipartidista y continúa los intentos del estado de Hawái por impedir el acceso al tabaco, pues ya se convirtió en el primer territorio de Estados Unidos en prohibir su venta a los menores de 21 años. En el proyecto de ley, los cigarrillos son considerados «los artefactos más mortíferos en la historia de la humanidad». Según la pospuesta, denominada H.B. 1509, este producto causa «más enfermedades prevenibles, muerte y discapacidad que cualquier otro problema de salud».

Otro de los impulsores de esta reforma, el representante Richard Creagan (demócrata) afirmó que «hay un grupo de población que es fuertemente adicto, esclavizado por una industria ridículamente mala, que los ha esclavizado al diseñar un cigarrillo que es altamente adictivo, sabiendo que es altamente letal. Y, lo es».

«El estado está obligado a proteger la salud pública», dijo en declaraciones recogidas por una estación de televisión local. La medida, no obstante, no se aplicaría a los cigarrillos electrónicos, cuyo consumo ha incrementado notablemente en los últimos años, ni tabaco de mascar.