El laúd renacentista, con Juan Antonio Martínez, mañana en Orive, dentro del ciclo Ecos dormidos

Adentity

Dobuss

Bebrand

Elena Páez. El laudista cordobés Juan Antonio Martínez actúa mañana martes, a las 20.30, en la Sala Orive dentro del ciclo Ecos dormidos, con un recital dedicado a la música renacentista para laúd en el que interpretará obras del siglo XVI de autores españoles, franceses, italianos e ingleses. El ciclo Ecos dormidos lo organiza la Delegación de Cultura y Patrimonio Histórico del Ayuntamiento de Córdoba en colaboración con la Asociación Amigos de la Guitarra Clásica Miguel Barberá y ofrece seis recitales de instrumentos de cuerda pulsada en edificios históricos de Córdoba a lo largo de los meses de enero y febrero, con entrada libre hasta completar aforo.

Juan Antonio Martínez nació en Córdoba, diplomándose en el Conservatorio Superior de Música. Se especializa en instrumentos antiguos de cuerda pulsada con Rolf Lislevand y Beatrice Pornon, en el Conservatorio de Toulouse (Francia) y en la Staatliche Hochschule für Musik de Trossingen (Alemania). Realizó también cursos de perfeccionamiento con Hopkinson Smith, Anthony Bailes y José Miguel Moreno. Tiene realizado innumerables conciertos, tanto como solista, como acompañante de cantantes o participando en grupos instrumentales y orquestas, en España, Francia, Portugal, Alemania e Italia. Ha obtenido diversos premios en concursos como intérprete de Guitarra Clásica y Barroca. Recientemente ha grabado con el grupo de música antigua Resonet tres cedés: La Grande Chanson (canciones de peregrinos franceces a Santiago), Les péllerines – la moda de peregrinación en la Francia del Barroco y A Peregrina (cantos y romances nos camiños de Santiago). Actualmente es profesor de guitarra en el Conservatorio Profesional de Música Músico Ziryab de Córdoba.

El ciclo Ecos domidos pretende realzar los puntos comunes entre arquitectura y música, evocando sonidos que en su momento estuvieron presentes en nuestros monumentos, ampliando la experiencia estética que supone la contemplación de los edificios y sus ornamentos, con la percepción auditiva, a través de los instrumentos de cuerda pulsada. Cada concierto va precedido por una presentación del edificio, a cargo del arquitecto técnico Carlos Barón. La entrada a todos los recitales es libre hasta completar aforo.

Compartir