Carolina Marín, operada con éxito de su rotura de ligamento cruzado anterior de su rodilla derecha

Adentity

Dobuss

Bebrand

“Carolina ha sufrido una rotura del ligamento cruzado anterior de su rodilla derecha. Esta rotura ha sido aislada ya que no se ha visto afectado ni menisco ni cartílago, lo que beneficia mucho el pronóstico, explica el Dr. Pedro Guillén.

Tal y como asegura el Dr. Guillén, “al finalizar la intervención, hemos comprobado en quirófano la movilidad de la rodilla y es muy buena por lo que Carolina podrá seguir haciendo deporte al mismo nivel que antes de la lesión. Su biología es excelente, es una ganadora nata y espero que le vaya muy bien”.

En una rotura aislada de este tipo, lo normal es que, como asegura el Dr. Guillén, estén muy bien a los siete meses. Nosotros damos de alta al atleta cuando tiene una movilidad normal, no tiene dolor ni derrame y la rodilla está estable, pero volver a ganar es cosa del propio deportista”.

Con respecto a la recuperación, el Dr. Guillén insiste en la importancia de que Carolina comience pronto a trabajar con su equipo y la pista, para que así no tenga miedo a volver.

Por su parte, Fernando Rivas, entrenador de Carolina Marín, ha afirmado que ahora el objetivo sigue siendo el mismo “pelear por ser cabezas de serie para los Juegos Olímpicos de Tokio pero en menos tiempo que los demás”.

“Carolina se encuentra bien, está animada, sabe que está en buenas manos y la operación ha salido muy bien”, ha explicado Rivas.

Compartir