El tercer cáncer más letal solo recibe un 2% de los fondos de investigación del cáncer

Adentity

Dobuss

Bebrand

CBN. Es el tercer cáncer más letal, provocando cerca de 100.000 muertes en Europa cada año, con pronóstico de supervivencia medio de poco más de cuatro meses y medio, falleciendo el 97% de los pacientes antes de cinco años.

Este duro informe de la Unidad Europea de Gastroenterología acerca del cáncer de páncreas, no parece corresponder con la escasa dotación presupuestaria destinada a la investigación de esta patología.

Desde 1990 la mortalidad se ha elevado a 10 fallecidos por cada 100.000 habitantes, un 5%, mientras que en el mismo periodo, la del cáncer de pulmón ha caído un 20% o la de mama un 25%.

“Pese a ser el tercer tumor más asesino de Europa, el cáncer de páncreas solo recibe el 2% de los fondos dedicados a investigación oncológica”, denuncia el citado informe.

El Dr. Enrique de Madaria, la Pres. de la Asociación Cristina Sandín, y la paciente Mamen Borreguero entregan 265.000 firmas en el Ministerio de Ciencia | Change.org.

Las razones para esa escasa dotación presupuestaria se achaca a que en términos absolutos son menos numerosos los pacientes afectados, lo que es menos rentable para las empresas farmacéuticas. El cáncer de pulmón, por ejemplo, mata a unos 300.000 europeos cada año. El cáncer de mama tiene un número de personas fallecidas similar al de páncreas, unas 100.000, pero con una tasa de supervivencia global del 85%.

Hace unas semanas, el doctor Enrique de Madaria, del Hospital General Universitario de Alicante, entregó 265.000 firmas de diversas asociaciones médicas y de pacientes exigiendo un mayor presupuesto y una partida específica.

“Se calcula que en 20 años será la segunda causa de muerte por cáncer”, advierte el doctor De Madaria, vicepresidente de la Asociación Española de Pancreatología.

La epidemióloga Nuria Malats, del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), en Madrid es, no obstante, “mucho más optimista” que hace una década. Diversas investigaciones han mostrado que la población de microbios de un páncreas con cáncer es 1.000 veces mayor que la de un órgano sano. El grupo de Malats trabaja en una de las líneas más prometedoras: intentar modificar este microbioma para evitar que progrese el tumor.

Cristina Sandín, presidenta de la Asociación Cáncer de Páncreas, une su voz a la demanda   a las autoridades de intensificar la investigación. La organización fue puesta en marcha por Carmen y Olga, dos pacientes que establecieron el objetivo de hacer contra la enfermedad  “una batalla por la vida”. Las dos murieron meses después, pero la asociación sigue, y en los últimos tres años han recaudado 180.000 euros para investigar el cáncer de páncreas.

Compartir